Bomberos agotados: deben salir 4 veces al día a sofocar incendios

En la región, los voluntarios ya muestran el cansancio ante la sobreexigencia a la que están sometidos. Las maquinarias sufren desgastes y los recursos son escasos para solventar los gastos de las salidas.
Con equipamiento acotado y el personal justo, los cuerpos de bomberos voluntarios de la región afrontan por estos días la gran exigencia de tener de 3 a 4 salidas diarias producto de los incendios que, natural o intencionalmente, se repiten en toda la zona.

En los últimos dos meses las salidas para sofocar incendios se han multiplicado varias veces, y las instituciones bomberiles comienzan a sufrir pérdidas y daños en sus equipamientos, que se suma al cansancio del personal.

A su vez, los escasos recursos con que cuentan estas agrupaciones hacen que a la hora de acudir a algún siniestro deban analizar qué equipamientos llevan para evitar gastos extremos, que recién son recuperados varios meses después.

"Todavía no pasó lo peor. Si hoy salimos tres a cuatro veces al día, en unas semanas más el problema será mayor porque la sequía se agrava y los pastos secos se convierten en un peligroso combustible", señaló un bombero de la zona.

A su vez, preocupa también la cantidad de falsas alarmas que se hacen a los distintos cuarteles y que provocan que se movilicen voluntarios y equipamientos innecesariamente.

"La tensión anímica ante un eventual siniestro es muy grande, y más aún en este tiempo de tanta sequía", dijo Fabián Alaniz, mientras descendía del mirador por donde el cuerpo de Bomberos Voluntarios vigila la aparición de focos de incendios.

En la zona de General Cabrera y General Deheza, donde además de los pastos se suman los restos de cosechas que quedan acumulados en campos o terrenos aledaños, mayo fue el mes de mayor cantidad de salidas a las que debieron acudir de manera coincidente los cuarteles de ambas poblaciones. Por ejemplo, en el caso de General Cabrera, promediaban de 3 y hasta 4 salidas diarias, teniendo en cuenta la envergadura de la zona de cobertura de este cuartel voluntario.

Guillermo Chesta, subjefe de bomberos voluntarios de General Cabrera, en diálogo con PUNTAL explicó que en los próximos días, de acuerdo con las condiciones climáticas reinantes, heladas y viento, podría darse un nuevo pico en cuanto a la cantidad de salidas, "por ello estamos alertas, contamos con los recursos necesarios para combatir el fuego, pero demanda de una disposición extra y trabajo mancomunado de los voluntarios de General Cabrera", señaló.

En cuanto a recursos disponibles, indicó que cuentan con 3 unidades para combatir los incendios y, además, sumaron recientemente una nueva unidad disponible para este tipo de casos.

Indicó, además, que son 60 los bomberos con que cuenta la ciudad y que tratan en lo posible de "estar todos cada vez que son convocados por la sirena, pero sabemos que a veces se hace difícil salir más de una vez por día, aunque igualmente nos hemos arreglado en las últimas ocasiones, con un esfuerzo extra de los bomberos y también de los patrones o empresarios que entienden la situación y les dan el permiso para salir", agregó Chesta.

Desde octubre pasado vienen trabajando en conjunto con el cuerpo de 16 voluntarios existente en Carnerillo, para cubrir la demanda por llamadas a los bomberos, debido a que la zona de cobertura es amplia, ya que incluye la zona urbana de Olaeta, parte de la zona comprendida entre Cabrera-Deheza, límite este y oeste hasta el Espinillal y la zona de Ucacha.

Sin descanso

De acuerdo a lo informado a PUNTAL, en General Cabrera, el cuartel registró alrededor de 50 salidas desde marzo a la fecha, exclusivamente para sofocar incendios de pastizales y campos de la zona, con un promedio en algunas semanas, de hasta 4 salidas diarias por esta causa. El mes crítico fue mayo, se redujo la estadística en junio y se espera un pico creciente en los próximos días.

En General Deheza, se informó a PUNTAL que se registraron unas 25 salidas por incendios de pastizales y en particular de maquinarias agrícolas desde marzo a la fecha, aunque opinaron de manera coincidente que en los próximos días podría darse un nuevo pico de salidas por esta causa.

Una guardia rentada

La negativa de empresarios e industriales en facilitar el permiso a bomberos voluntarios para salir en los reiterados llamados a los que debían acudir y la creciente estadística de incendios y siniestros que debían cubrirse, motivó a la Comisión Directiva a crear una "guardia o brigada rentada" de 6 bomberos, los que actualmente son la primera respuesta ante los llamados, sumándose de acuerdo a la envergadura del llamado los demás integrantes voluntarios de la fuerza.

La zona de cobertura de este cuartel incluye la zona este hasta el paraje La Ñatita, en tanto que además de General Deheza incluye la zona rural hasta Los Molles, por lo que es necesario permanentemente sumar nuevo equipamiento en unidades y autobombas, además de las cisternas para combatir el fuego.

Grandes extensiones

En la madrugada de ayer, entre Achiras y La Punilla hubo fuegos de magnitud que afectaron la zona de Las Leoneras, en tanto que anteriormente hubo otro en la región del balneario donde algunas viviendas estuvieron en situación de riesgo pero las llamas fueron sofocadas.

"Aún hay un sector de la sociedad que no ha comprendido cómo es nuestro trabajo.

Somos voluntarios y sin embargo nos hacen llamados de falsa alarma, nos hacen levantar a la madrugada con bromas de muy mal gusto, pero la presión anímica sigue siendo una constante", dijo muy preocupado Fabián Alaniz.

El Cuerpo de de Bomberos de Vicuña Mackenna es uno de los más antiguos y muy bien equipado, pero también es amplio su radio de acción. De acuerdo a las estadíasticas llegan a tener cuatro salidas diarias con el contratiempo de los extensos recorridos que deben realizar. "Nuestra región es muy extensa", dijo uno de los efectivos tras regresar de la región de Paunero distante a 60 kilómetros de Vicuña Mackenna muy cerca del límite con San Luis. Los bomberos de Mackenna coinciden en que hay muchos incendios intencionales.

Días atrás, el jefe de bomberos de Ucacha manifestaba su preocupación por el agotamiento que soportaban los voluntarios ante las reiteradas salidas, todas por incendios de pastizales intencionales. "Es increíble que la gente actúe de esta manera", se lamentaba.

Por otra parte, los móviles y elementos para sofocar los incendios también sufren roturas, como es el caso de una autobomba del cuartel de Alejandro que tras estar en un incendio en proximidades de Bengolea sufrió una rotura quedando fuera de servicio por varios días.

Los bomberos alertan que la situación se agravará en los próximos días, por ello piden colaboración a los vecinos para que no generen incendios.

Comentá la nota