Bombero muerto en acción quedaría sin justicia

Bombero muerto en acción quedaría sin justicia

n una provincia donde la conmoción fue enorme durante los incendios forestales de agosto de 2010, no solamente porque se desataron en casi todo el territorio provincial, sino porque cobró tres víctimas fatales entre los bomberos que actuaron; y donde se hacen esfuerzos para intentar dar con los responsables de esos incendios provocados; pareciera mentira que la Justicia tenga en sus manos a tres posibles responsables del inicio de un incendio donde falleció un bombero, y casi cierre la causa sin una investigación judicial exhaustiva, casi como demostrando que la vida de un héroe no valió nada.

El caso trata de la muerte del jefe de Bomberos Voluntarios de San Luis, Carlos Horacio Balduz ocurrida el 6 de agosto de 2009, cuando recibió una descarga eléctrica en momentos en que intentaba combatir un incendio forestal en Juana Koslay. 

Un grupo de amigos de Balduz, indignados por la inacción judicial que dejó sin justicia la muerte de su amigo, se comunicó con Periodistas en la red para demostrar que, en cinco años, la justicia de San Luis no hizo absolutamente nada para investigar la muerte de Balduz y, si los hay, quién o quiénes fueron los responsables.

En la causa intervinieron dos jueces, Mirtha Esley -hoy jubilada- y Jorge Sabaíni Zapata, “quienes no hicieron absolutamente nada para investigar cómo ocurrió el incendio a pesar de que hay elementos como para dar con tres presuntos responsables del comienzo de ese foco ígneo”, nos relataron. El expediente en cuestión tiene tan pocas fojas, que indica claramente la inacción judicial, aun cuando Esley llamó a indagatoria a tres ciudadanos, y aun cuando Sabaíni Zapata les dictó el procesamiento en junio de este año. Pero el remate para la injusticia lo puso la Cámara del Crimen Nº 1, presidida por Silvia Aizpiolea -e integrada por José Luis Flores y Domingo Flores-, quienes dejaron sin efecto ese procesamiento sin el más mínimo análisis concienzudo. Otro de los temas álgidos del expediente, es que Balduz no tuvo un abogado que lo representara en la investigación judicial, dejando abierta la gran pregunta ¿Quién es responsable de que se investigue una muerte, sin que el muerto esté representado legalmente?

Los amigos de Balduz sostienen que “la decisión de la Cámara es muy curiosa y más si sabemos que el único representante legal del expediente, el defensor de los tres procesados tiene fuertes lazos académicos con el juez y con algunos de los camaristas, lo que nos lleva a pensar que es un fallo a medida de la defensa”.

En lo poco que hay en el expediente, la gran mayoría son actuaciones policiales y casi nada judicial, resulta muy claro que el incendio que mató al bombero Balduz se inició en el campo “La Blanquita” donde trabajaban los tres implicados. Que fue a raíz de una quemazón de un basural compuesto por chala de maíz, algo altamente combustible y que sus chispas, favorecidas por el fuerte viento reinante en ese momento, se expandieron lo suficiente como para comenzar el incendio forestal que atravesó dos campos. La muerte de Balduz se produjo debido a que el humo y el calor produjeron la ionización del aire y esto un arco voltaico entre una línea de media tensión y los bomberos que estaban en el lugar. Los dos compañeros de Balduz lograron sobrevivir.

Lo llamativo es que la Cámara no haya decidido llevar la causa a juicio oral y público, donde se podría haber realizado una mayor investigación y así dar con los responsables del comienzo del incendio, que pudieron ser -o no- los tres procesados a los que la Cámara les revocó el procesamiento, o también pudo haber sido otro de los empleados del campo, algo que seguramente podría haber salido de un juicio oral y público.

Lo concreto es que hay un héroe, Carlos Horacio Balduz, que dio su vida en honor a su calidad de servidor público, pero que hoy su muerte sigue sin encontrar justicia y tal vez ya nunca la pueda encontrar.

Coment� la nota