La bomba alivia pero no tanto

La empresa Aguas Santafesinas terminó de instalar ayer a la mañana una nueva bomba de extracción, para superar los inconvenientes provocados por la bajante del Paraná.
El río volvió a bajar ayer 11 centímetros, después de tres días de suba. En ese marco, ayer al mediodía, los operarios de Assa realizaron los ajustes necesarios para la puesta en funcionamiento y hoy harán las primeras evaluaciones. No obstante, el vocero de la empresa provincial, Guillermo Lanfranco, indicó que la baja presión podría continuar en algunas zonas de la ciudad mientras se mantengan las altas temperaturas -que aumentan la demanda- y los bajos niveles en el caudal del río, que subió un poco pero sigue con tendencia a la baja. Este combo provocó entre un 10 y un 15 por ciento de pérdida de producción. La nueva electrobomba tiene un caudal de 1.500 metros cúbicos/hora y está dispuesta sobre un pontón flotante frente a la toma de agua.

Comentá la nota