Los bolsones no alcanzan y sube la demanda en comedores

El país entró en emergencia sanitaria por la proliferación de la gripe A. Y, de manera tardía, se suspendieron las clases en todo el país.
Esta medida no sólo impactó en el proceso de enseñanza de los chicos sino que también en la alimentación: en la provincia de Buenos Aires hay 2.056.307 estudiantes de los niveles iniciales, primarios y secundarios que reciben alimentos, desayunos y meriendas en los comedores escolares.

El Gobierno bonaerense, a través del ministerio de Desarrollo Social –bajo la órbita de Daniel Arroyo- se comprometió a entregar "bolsones de comida" ante el cierre de las escuelas y, por ende, los comedores. Sin embargo, en algunas localidades de la Provincia no se recibieron (la entrega comenzaba ayer). Y lo que es peor: donde se repartieron "no alcanzan a satisfacer las necesidades alimenticias de los chicos"

La distribución, responsabilidad exclusiva del Ministerio de Desarrollo Social, se realiza a través de los Consejos Escolares. Y, según la información oficial, "se entrega un caja de leche en polvo, un paquete de arroz, dos paquetes de fideos (guiso y tallarín), un paquete de harina de trigo, dos latas de tomate, una botella de aceite, un paquete de yerba, uno de azúcar y un jabón de tocador".

Enrique González Urrutia, médico nutricionista especializado en niños, indicó a diariohoy.net que "este bolsón no alimenta a los chicos". Y agregó que "para nutrir a los chicos se debe continuar con los comedores abiertos, ya que la comida que reciben en la escuela no pueden recibirla en la casa. Se deben preparar turnos para que los chicos no se amontonen y extremar las medidas de limpieza".

Cada bolsón que entrega la Provincia tiene un costo para la arcas bonaerenses de tan sólo dos pesos. Y representa un "ahorro" para el Estado provincial, ya que no incluye alimentos para comer durante 15 días, y mucho menos productos de limpieza e higiene, claves para la prevención de la gripe A. Este hecho multiplicó la demanda en los comedores comunitarios bonaerense, donde los alimentos escasean debido a los recortes constantes de los productos secos y húmedos que se envían desde Nación.

Una vez más, las promesas políticas se desvanecen. Hace tan sólo tres meses, el propio ministro de Desarrollo Social de la Provincia (Daniel Arroyo) anunció que "en 2008 duplicamos la inversión por chico en el Servicio Alimentario Escolar, llegando a dos millones de niños. En 2009 el desafío será ampliar la cobertura y especialmente mejorar la calidad alimentaria para que todos coman mejor". ¿Será con estos bolsones de hambre?.

Comentá la nota