La Bolsa porteña ganó casi 3% en el cierre de la semana.

La Bolsa porteña ganó casi 3% en el cierre de la semana.
El Merval acentuó su incursión en terreno positivo, apuntalado por Tenaris y Petrobras Brasil. Los bonos cotizaron en alza y bajaron el dólar, el euro y el Riesgo País en la City.
La Bolsa de Comerico de Buenos Aires cerró en alza el viernes por cuarta sesión consecutiva, acompañando la tendencia de los mercados externos, que avanzaban impulsados por el posible lanzamiento de un plan de estímulo para la economía de los EEUU.

El índice líder Merval subió un 2,98%, a 1.143,82 puntos, con lo que acumuló un avance del 8,13% desde el cierre bajista del pasado lunes.

El índice Merval, que mide el comportamiento de 14 papeles líderes avanzó hasta 1.143,82 puntos en la plaza local, que negoció 55 millones de pesos en acciones, con alzas destacadas para Tenaris (+5,3%), Petrobrás Brasil (+5%) y Siderar (+3,6%).

Sobre 65 especies cotizadas en el recinto bursátil, se registraron 34 alzas,15 bajas y 16 repeticiones.

"Con la fuerza de los mercados internacionales apostando a una pronta salida de un paquete de estímulo en los Estados Unidos, los papeles vinculados al petróleo condujeron al Merval a un frente de recuperación selectiva", dijo a Reuters Caludio Szlaien, analista de Marlon Recursos Financieros. Agregó que los títulos bancarios permanecen por ahora ajenos al optimismo bursátil.

Las mayores ganancias se dieron en acciones de firmas vinculadas al petróleo, como las de la estatal brasileña Petrobras y las de Tenaris -mayor productora global de tubos de acero sin costura usados en la exploración de crudo- que subieron un 5% y 5,3%, respectivamente.

"El importante salto de Tenaris se debió a varios factores, desde el efecto positivo que genera el impulso al compre americano del sector siderúrgico, hasta las especulaciones del arribo de un muy buen balance, algo que también se traslada hacia otras empresas del sector en el mundo", dijo Juan Diedrich, analista de Capital Markets Argentina.

Wall Street se perfiló hacia arriba desde el comienzo de la jornada y abonó el terreno para que todos los mercados vecinos acompañaran el repunte.

En Nueva York se tomó con entusiasmo la posibilidad de que la profunda caída del empleo -el mayor recorte en 34 años- presione al Congreso norteamericano a aprobar el plan de estímulo económico del presidente Barack Obama.

En enero, el índice de desempleo en los Estados Unidos aumentó cuatro décimas, hasta el 7,6% de la población económicamente activa, su mayor nivel desde 1992, tras la destrucción de 598 mil puestos de trabajo no-agrícola.

Comentá la nota