La bolsa perdió la mitad de sus negocios pero duplicó su valor gracias al empuje de los bancos

 La bolsa perdió la mitad de sus negocios pero duplicó su valor gracias al empuje de los bancos
En medio de un formidable rally alcista, los papeles locales brillaron contagiados por la extraordinaria recuperación de la renta fija local. Bancos como el Patagonia, Macro e Hipotecario tuvieron una evolución que superó el recorrido promedio de los papeles. A la vez, hubo "perlitas" para aquellos que se arriesgaron en Boldt Gaming, San Miguel o Mirgor. Tenaris y Petrobras Brasil mantuvieron su estatus de "elegidas" y tampoco defraudaron al inversor doméstico. Eso sí, en el mercado que viene, la liquidez será el tema clave
La paradoja tiene su lugar: el mercado local de acciones. La suba de los precios contrasta con la caída del volumen de negocios. En 2009, los papeles domésticos tuvieron un año para que se los recuerde con cariño, muy distinto al que le propinaron al inversor apenas algunos meses antes cuando los valores merecían el mote de "ridículo" pero nadie se animaba a mencionarlo.

Fue el período en el que las acciones recuperaron valor en forma contundente, amparadas en la mejor fortuna de los indicadores de la economía mundial o, al menos, las expectativas de los economistas de una independencia sostenida. Los inversores domésticos pudieron acompañar un rally alcista que no hizo distinción entre empresas de capital nacional y aquellas con fundamentales ligados al orden global. En ambos casos el resultado fue el mismo y prácticamente en la mayor parte de los casos se duplicaron los precios. El índice Merval –que reúne a las acciones más negociadas de la plaza– acumula hasta aquí una suba de 107%.

"Fue el gran año de los bancos, donde las entidades pudieron mejorar su negocio financiero a partir de una recomposición de la intermediación pero también de una fuerte apreciación de los títulos públicos que guardan en cartera", señaló Lucas Láinez, operador de Puente.

Los papeles del Banco Patagonia fueron los que lograron la hazaña. En el año, registraron una suba de 195% motorizados por los factores antes mencionados y por la posibilidad de que el Banco do Brasil se transforme en socio estratégico. Otra entidad que no le fue en zaga fue Banco Macro, cuyo rendimiento se ubicó en 187% al tiempo que Banco Hipotecario logró un incremento de 149%.

Para Leandro Verrier, portfolio manager de Bull Market Brokers, merece una mención el desempeño de las acciones de Tenaris y Petrobras Brasil. "Son dos papeles que concentraron la inversión de aquellos que buscaron escapar del riesgo doméstico y que acompañaron al Merval en su recuperación", sentenció.

Tenaris hoy ronda los $ 80 y si bien en el año acumula una suba de 122%, con un arranque en $ 36 para el comienzo del año. Para la petrolera de capital brasileño, la escalada hoy ronda 111% aunque ha sabido cotizar a valores más elevados.

Entre las empresas de baja capitalización, existe un universo para descubrir: los analistas señalan que, con los recaudos necesarios en materia de liquidez –se trata de compañías cuyos negocios en el mercado son bajos si se los compara con los papeles que componen el índice Merval– y si se está dispuesto a ser paciente, hay verdaderas perlitas que han tenido rendimiento extraordinario a lo largo de los últimos meses.

La más citada es Boldt Gaming, la compañía que refiere a la industria del juego y cuyo valor de mercado ya gana 247% en el año. La compañía, surgida en 2006 cuando la matriz Boldt decidió separar sus negocios de impresión y de procesamiento de apuestas, es una de las que mayor evolución ha evidenciado. Como ella, los papeles de la productora de cítricos San Miguel han tenido fortuna: sus acciones se han apreciado 171% hasta el momento.

Negocios son amores

Sin embargo, la paradoja habla del peor año en mucho tiempo en materia de negocios. En rigor, 2009 cerrará con un volumen anual acumulado de $10.000 millones, 50% por debajo de los niveles registrados en 2008 y una altura que se ubica por debajo de lo acumulado del 2003 a esta parte. En rigor, el 2008 había registrado poco más de $ 20.000 millones acumulados. Para los operadores, la salida de las AFJP dejó al mercado sin un jugador que hacía negocios casi por el 60% del volumen promedio. Si bien reconocen que existe una mayor participación de inversores minoristas, señalan que de todas formas el nivel de negocios ha mermado considerablemente.

A ello se sumó un dato no menor: Morgan Stanley había dispuesto "reclasificar" al país desde la categoría de "emergente" a la de "frontera", por sus trabas a la entrada y salida de capitales, y desde junio esta reclasificación implicó la salida de los fondos de inversión que replicaban fondos emergentes en sus carteras. "Hubo un castigo que le correspondió al mercado local", señalaron.

Comentá la nota