Bolivia rompió relaciones con Israel

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció ayer la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel. La medida se tomó en solidaridad con el pueblo palestino ante el ataque que sufre en la Franja de Gaza, donde ya murieron más de 1000 personas. “Quiero informar que frente a los atentados a la vida y a la humanidad cometidos por el ejército israelí en Gaza, Bolivia rompe relaciones diplomáticas con Israel”, anunció el mandatario boliviano en un discurso en el palacio presidencial de La Paz ante una multitud de diplomáticos.
De este modo Bolivia se convierte en el segundo país sudamericano en romper relaciones con Israel. El pasado 6 de enero el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fue pionero en el continente al expulsar a todos los diplomáticos israelíes de Caracas, lo que provocó manifestaciones en su apoyo en el mundo árabe y hasta una calle con su nombre en el Líbano.

Además, la decisión del gobernante boliviano se produjo un día después de recibir una carta del presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, en la que éste, según trascendió, invitaba a Morales a sumarse a los esfuerzos internacionales de Teherán para frenar la ofensiva de Tel Aviv. “Hablamos con Bolivia sobre qué podemos hacer sobre este genocidio en Gaza por culpa de Israel. Ojalá entre ambas naciones podamos lograr un acuerdo internacional sobre este problema”, afirmó Abbasi, ministro de Cooperativas de Irán, quien fue el emisario que entregó la carta de Ahmadinejad en manos de Evo.

Pero Morales va por más. En su discurso, en el cual hizo especial énfasis en la cantidad de civiles muertos en los ataques, anticipó que su gobierno presentará una demanda en la Corte Penal Internacional por genocidio en contra del presidente de Israel, Shimon Peres, y del primer ministro, Ehud Olmert. Como segunda medida de su accionar jurídico internacional en contra de Israel, pidió además la convocatoria a una asamblea extraordinaria de la Organización de Naciones Unidas (ONU) con el fin de condenar los ataques a Palestina. En un plano más simbólico, planteó que el Comité del Premio Nobel con sede en Oslo, Noruega, debería retirar el Premio Nobel de la Paz que concedió al mandatario israelí.

Al cierre de esta edición, Israel declaró no tener conocimiento oficial de que Bolivia haya roto sus relaciones diplomáticas. “A nosotros no se nos ha comunicado nada de forma oficial, por el momento sólo sabemos lo que dicen los medios”, aseguró Dorit Shavit, directora general adjunta para América latina en el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí.

La funcionaria agregó que su embajador en La Paz, Walid Mansour, tampoco recibió ninguna notificación por los canales diplomáticos habituales.

Comentá la nota