Bolivia, una meca inesperada para obtener financiamiento

Las empresas argentinas empiezan a explorar nuevas fronteras en busca de financiamiento a largo plazo. Y el mercado de capitales de Bolivia entró en el radar.
Aprovechando un acuerdo de cooperación entre las bolsas de Buenos Aires y La Paz, pero sobre todo tratando de tentar a los fondos de pensión de ese país, la empresa alimentaria Dulcor (uno de los principales fabricantes de dulces y mermeladas, con sede en la ciudad cordobesa de Arroyito, igual que Arcor) prepara los papeles para emitir deuda en ese país, en simultáneo con el mercado porteño.

Por ahora intentará captar modestos 6 millones de pesos acá (a una tasa de interés con algunos puntos por encima de la Badlar) y 3,5 millones de dólares en Bolivia, a una tasa que, aspiran, no debería superar el 9% anual.

Como es habitual en estas operaciones, los fondos se utilizan para refinanciar pasivos y acopiar capital de trabajo. El asesoramiento financiero corre por la casa bursátil Cohen.

Uno de sus socios, Alberto Spagnolo, habló con Clarín para explicar cómo se está armando la operación. "En verdad los planes se demoraron por la crisis global. Lo que más nos impulsa a ir a Bolivia es que allá se puede aspirar a tomar plata a cinco años de plazo, algo que hoy resulta imposible en el mercado local, sobre todo después de la desaparición de las AFJP", sostuvo el ejecutivo

Spagnolo explica que el mercado boliviano tiene mucha liquidez y por eso se está pensando en armar una Obligación Negociable respaldada por el flujo de fondos de la compañía, que tiene una interesante expansión comercial en la argentina y también una importante presencia en diversos mercados del extranjero. Entre ellos la propia Bolivia, pero también Paraguay, Brasil, y los Estados Unidos. Hoy tiene plantas en Córdoba, Catamarca y Mendoza, y un centro de distribución en Munro, en el norte del Gran Buenos Aires.

Dulcor se atribuye el título de principal productor de dulces sólidos del país, y entre sus marcas estrella están los dulces Esnaola. También fabrica alimentos light, bajo la marca Cormillot.

Comentá la nota