Bolivia celebra su bicentenario

La ciudad de La Paz es el centro de los festejos de la independencia del país. Están los representantes de los países vecinos.
Bolivia ya comenzó sus festejos por el 200 aniversario de su independencia, lograda en 1809. Las ceremonias religiosas realizadas este jueves en la plaza Murillo de La Paz constituyeron el primer acto homenaje del primer bicentenario latinoamericano y contó con la presencia del presidente del país Evo Morales.

Representantes de las religiones católica, evangélica, bahai, judía, islámica y de los pueblos indígenas de Bolivia participaron de la ceremonia, en la que el sacerdote católico Xabier Albó se dirigió a los presentes en castellano y en los idiomas originarios del país. "Esto se convierte en un paso más que dan los bolivianos en busca de su reconocimiento como nación plurinacional en la que todos los ciudadanos son iguales para acceder a la plenitud de sus derechos constitucionales", expresó Abló.

Otros líderes de las comunidades religiosas coincidieron en que la religión no debe ser más un motivo para la confrontación y la discordia entre los pueblos, según destacó la agencia ABI. También, frente a las urnas que contienen los restos de los mártires de la independencia, los representantes religiosos ratificaron su decisión de contribuir al desarrollo de Bolivia.

Los actos continuarán este viernes con la realización de un desfile cívico, una parada militar y un festejo multitudinario en el estadio Hernando Siles de La Paz.

Los festejos cuentan con la presencia de la delegación argentina encabezada por el canciller Jorge Taiana, mientras que de los países vecinos acudieron los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; de Paraguay, Fernando Lugo; de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Ecuador, Rafael Correa.

El grito libertario de La Paz comenzó a escucharse el 16 de julio de 1809, con el levantamiento popular del 25 de mayo en Sucre, capital de la región conocida en ese momento como el Alto Perú (hoy Bolivia). Esto desencadenó la independencia del país al derrocar al presidente de la Real Audiencia de Charcas, Ramón García de León, y luego extendería la ola independentista hacia el resto del continente.

Juana Azurduy, la líder argentina-boliviana que participó de la guerra de independencia y de ese primer levantamiento en Sucre, fue ascendida el martes al grado de general por la presidente Cristina Kirchner.

Comentá la nota