Bolivia: afirman que el principal rival de Evo huyó y está en Miami

El ex gobernador Manfred Reyes Villa era buscado por causas de corrupción.
La presunta fuga a Miami, vía Lima, del principal contrincante de Evo Morales en los comicios del pasado el 6 de diciembre provocó no sólo la caída de dos altos jefes policiales -los titulares de Interpol y de Inteligencia- sino una potencial escalada de tensión entre Bolivia, Perú y EE.UU. Los voceros de Manfred Reyes Villa dijeron que la versión gubernamental de la huída es "poco creíble" pero no pudieron asegurar dónde se encuentra su jefe. Y el ministerio de Gobierno (Interior) boliviano aseguró que basa sus afirmaciones en información del organismo migratorio peruano.

Dos veces derrotado en las urnas por Morales (la última hace menos de un mes, cuando el actual mandatario fue reelegido con el 64%), Reyes Villa era buscado por presuntos delitos de corrupción durante su gestión como gobernador de Cochabamba hasta su destitución en referéndum, en 2008. El 16 de diciembre se declaró en la clandestinidad y dijo estar escondido en algún lugar del área rural de Santa Cruz para sortear una virtual "persecución política". Pero, si se confirman los datos brindados por las máximas autoridades de Bolivia, en esa fecha "el Bombón", como se lo conoce popularmente, ya había salido por el paso fronterizo de Desaguadero rumbo a EE.UU., donde se encontraría desde el 15 de diciembre. Allí se refugió también el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, a quien La Paz busca extraditar por la "masacre" de octubre de 2003.

"Con hidalguía reconocemos nuestras debilidades", declaró, visiblemente nervioso, el comandante nacional de la Policía, Víctor Hugo Escobar. "La información que tengo es que Manfred (Reyes Villa) ya está en EE.UU.. Dos estructuras del Estado son culpables: el Poder Judicial y la Policía Nacional", disparó Evo Morales y de inmediato rodaron las cabezas del coronel Jorge Santiesteban a cargo de la Inteligencia y el Director Nacional de Interpol, coronel Armando Chopitea. El plantón del Presidente a los policías, en un acto de entrega de vehículos organizado anteayer en las puertas del Palacio Quemado dejó en claro el malestar de Evo Morales y ya se anunció una investigación interna que incluirá a Migraciones. La huida de Reyes Villa se suma a los vínculos de uniformados con bandas de delincuentes, recientemente descubiertos, y ayer el viceministro de seguridad, general Miguel Vásquez Viscarra anunció el "control social" de las fuerzas de seguridad.

La noticia cayó a pocas horas de que Evo Morales declarara que al presidente peruano Alan García -enfrentado abiertamente con el mandatario boliviano- "su pueblo lo juzgará por asilar a delincuentes", luego de que Lima rechazara la extradición de tres ex ministros de Sánchez de Lozada refugiados en Perú.

Comentá la nota