Bolívar tiene varios lugares para crecer, habrá que ver hacia dónde se expande

El crecimiento que tuvo Bolívar en los últimos años dado el progreso del país por el contexto internacional, el precio de los productos agropecuarios, etc., se reflejó mucho en la construcción, y fue así como resulta prácticamente imposible conseguir un terreno en la planta urbana. Ojo, haber hay muchos; pero sus dueños tienen pensado construir en ellos o piden una fortuna impagable para la mayoría.
De todas maneras lo que hay que ir pensando es hacia dónde se extenderá la ciudad, porque cuando no haya más lugar en la planta urbana, habrá que ver la posibilidad de hacer crecer lugares cercanos al casco de 16 por 16, que los hay pero que muy pocos los han explotado, ni siquiera como inversión. Aquí hacemos un pequeño análisis de los puntos más importantes que tiene la ciudad para intentar su crecimiento.

Prolongación Tres de Febrero

Sinceramente, parece el lugar ideal. Es más, muchos en un principio, cuando se hablaba del Complejo Domeño, le dijeron a Tinelli que las cercanías del Corralón "Fabián" eran mejores que el terreno que terminó comprando en el acceso al ex BISA.

En el lugar existe el barrio Palermo Nuevo; pero luego vienen grandes extensiones de terrenos, a escasos 100 metros de la planta urbana, cerca de todos los servicios y con una buena altura. Todavía allí quedan varias chacras que no pasarán muchos años más en que sean loteadas, tanto por la necesidad de urbanizar como por el negocio que representará vender varios terrenos a 100 ó 200 metros del casco urbano.

Otro punto a favor que tiene es que está bastante retirada de la ruta 65 (como a 4 kilómetros) y no tiene lugares malolientes cerca, como sí ocurre en la otra punta de la ciudad, donde se encuentra Cooperativa de Viviendas. Prolongar la avenida Tres de Febrero unas 10 cuadras hacia la 65 sería extender el caso urbano hacia un lugar quizás para muchos impensado, que permitiría que la ciudad crezca sin necesidad de que los barrios se construyan a dos kilómetros de distancia del centro o más.

Prolongación 25 de Mayo, del otro lado del puente

La opción corre también para el otro lado de la 25 de Mayo, paralela a la vía y detrás de Los Zorzales; pero las cercanías de la cancha de Empleados parecen un mejor lugar para construir. Siempre la ruta 226 fue un obstáculo y lo sigue siendo, la ciudad queda cortada en 2, y así quedan aislados los barrios Banco Provincia, Calfucurá, La Ganadera, Los Tilos, Los Troncos y Jardín. El puente hace que la ruta pase por arriba y permita la extensión sin interrupciones de la 25 de Mayo camino a Ibarra. Ya hay algunas construcciones, están pensadas más bien para casas quintas; pero las viviendas comunes también tendrían su lugar, sería cuestión de animarse a pasar el puente, que si uno lo ve en cuanto a ventajas o desventajas, es mejor pasar por debajo de la 226 que tener que sortear los peligros de la rotonda.

Prolongación Juan Manuel de Rosas

Está el proyecto de pavimentar esta arteria hasta las cercanías de la ruta 226, lo que permitiría un interesante crecimiento de la ciudad frente a Casariego y a los barrios Solidaridad más cercanos a la ruta. Tienen la ventaja de la cercanía de los servicios, que tendrían que pasar por debajo de la calle, y no sería un lugar aislado, ya que enfrente de esos terrenos baldíos y sin lotear ya hay vecinos en la actualidad.

Este tramo de la ciudad se podría ensamblar hacia atrás con la posible prolongación de la Tres de Febrero y prácticamente crear una planta urbana más, dada la extensión de terrenos que hay en el lugar. Aparece a simple vista como una de las mejores opciones; aunque todavía los inversores no han visto esa posibilidad y se han inclinado por otros puntos, no tan llamativos; habrá que ver si la gente opta por lo que hay o espera a que se abran nuevas posibilidades de loteos.

El negocio está detrás de la vía

Llamativamente varios inversionistas privados han optado por poner su dinero en terrenos que históricamente fueron bajos para construir una especie de barrios privados del otro lado de la vía, más precisamente detrás del barrio Colombo.

Si uno se acerca al lugar, ya está construido el pórtico de ingreso y egreso a un predio no menor de 2 hectáreas, donde supuestamente se construirán casas que quedarán cercadas por un alambrado olímpico, al mejor estilo de los barrios privados de Buenos Aires.

Lo más llamativo de estas inversiones es que quieren construir un barrio de los llamados "privados" en derredor de otro barrio, como Colombo, que durante años también fue privado, privado de los servicios como cloacas, gas, cordón cuneta, pavimento, etc.

Mucha gente siempre fue reacia a vivir del otro lado de la vía, y es difícil llevarla si está acostumbrada a hacerlo en otro lado, al margen de que el tren ya casi no pasa y no hay ruidos molestos en el lugar.

Colombo en poco tiempo va a ser el nombre del barrio viejo, o del casco viejo mejor dicho, porque seguramente en no mucho tiempo más se lotearán los terrenos sobre el margen de la avenida Bellomo y allí también es un buen lugar para la construcción, claro que pensando en el tema seguridad, la cercanía con la 226 hace que más de uno lo piense.

Siguiendo con el crecimiento de Colombo, es llamativo el pórtico del futuro barrio privado, y frente al mismo, del otro lado de la prolongación Edison, un estudio inmobiliario vende algunos chalecitos, todos iguales pero bien dispersos, en un predio que también parece querer convertirse en un barrio privado.

Sin ir más lejos un par de inversionistas compraron terrenos en barrio Las Flores, del otro lado de la estación de trenes, y especulan con que algún día se pueda abrir el paso a nivel tan pedido de la prolongación Alsina para poder revalorizar esos terrenos.

Cuando la mayoría de los servicios es difícil pasarlos por debajo de la vía, por la tramitación que lleva, no son pocos los que se han encaprichado en construir ahí atrás, alguna razón habrá, quizás el bajo costo de los terrenos cuando los compraron.

La planta urbana de Bolívar tiene muy poco lugar, los barrios están cada vez más poblados y tienen que ir apareciendo lugares para lotear. Aquí les dimos un par de opciones que nos parecen válida para ir pensando en futuras inversiones, y también lugares ya bastante avanzados donde poder adquirir un lote. Hay para todos los gustos, el tema es el precio, y allí el gusto es uno solo: salado

Comentá la nota