Boliches piden abrir más días a la semana

El planteo de los empresarios fue realizado oficialmente ayer a concejales y autoridades municipales. Incluso realizaron un pedido de apoyo económico para cerrar los establecimientos o no abrirlos más días. El rechazo fue contundente ante la necesidad de contener el avance de la gripe A. El secretario de Gobierno del Municipio, Pablo Blanco, apeló a la predisposición de los propietarios al señalar que «está en juego la salud de los riograndenses».
RIO GRANDE.- Mientras las autoridades provinciales y municipales toman medidas ante el avance de la Influenza A en la provincia y amplían los trabajos de prevención, dueños de boliches de la ciudad, en un encuentro en el Concejo Deliberante, expresaron su voluntad de extender los días de apertura de los locales bailables a partir de las vacaciones de invierno, y la suspensión de clases adelantada.

El insólito planteo en el marco de una situación de alarma generalizada llamó la atención de las autoridades locales, a quienes incluso se planteó la posibilidad de realizar un pedido de apoyo económico desde el Municipio o el Gobierno para cerrar los establecimientos o no abrirlos más días.

El presidente del Concejo Deliberante Juan Rodríguez, y los concejales Gustavo Longhi y Miriam Boyadjián, fueron los primeros en recibir en la sala de comisiones a los representantes de los diferentes boliches, confiterías o pubs, que desarrollan su actividad comercial en la ciudad.

El objetivo era analizar, en conjunto, además del proyecto de ordenanza que establecerá el Código de Espectáculos Públicos, y por otra parte la cantidad de días que abren sus espacios comerciales, atentos a la situación crítica que vive la ciudad y la provincia por el brote pandémico de la gripe A.

El tema fue abordado luego por el Municipio a través del secretario de Gobierno Pablo Blanco, sin embargo, en ambos casos chocaron con la intransigencia de los empresarios que adelantaron su voluntad de extender los días de apertura de los locales bailables en virtud de las vacaciones de invierno y la suspensión de clases para combatir la propagación de la gripe A.

Rodríguez, explicó que la intención «era plantearles la preocupación que nos ha generado la posibilidad de que los boliches sean abiertos los fines de semana dado que son lugares que pueden convertirse en un foco de transmisión importante.»

Si bien reconoció que «no se puede parar la actividad», indicó que se les solicitó a los comerciantes «no ampliar las mismas aún a sabiendas de que puede generar una caída en sus ingresos».

Una vez finalizado el encuentro con los parlamentarios, el secretario de Gobierno del Municipio local, Pablo Blanco, se reunió con los representantes y también pidió que analicen la posibilidad de no ampliar la cantidad de días que abrirán sus respectivos locales, a la vez que les pidió que tengan una actitud «solidaria» para con la sociedad de Río Grande atentos a la «grave crisis sanitaria que se está viviendo».

En este sentido Blanco entendió que «le hemos solicitado el acompañamiento a toda la comunidad a los efectos de poder superar esta crisis, también a los empresarios pedimos que tengan un buen gesto y acompañen las medidas que desde el Municipio y el Gobierno se están llevando adelante».

Los representantes de los boliches, ante la negativa de abrir más días, solicitaron un apoyo económico desde el Municipio o el Gobierno para cerrar los establecimientos o no abrirlos más días. Blanco adelantó que «desde el Municipio no podemos ni contemplar esta posibilidad, porque lo que nosotros hemos venido a solicitar es un acompañamiento, una buena acción y la predisposición de los dueños de estos espacios».

El Secretario de Gobierno comunal destacó que «entendemos las proyecciones económicas que fueron planificadas por los dueños de los boliches, aunque esta no es una situación común sino que es una situación de crisis», remarcando que « no se suspendieron las clases para adelantar las vacaciones, sino para evitar la propagación y el contagio de la gripe A», expresando que «apelamos a la predisposición de los dueños ya que está en juego la salud de los riograndenses».

Comentá la nota