Boliches: hay multas por $ 225.000 pero sólo cobraron 5.000 pesos

El tema de la diversión nocturna de los jóvenes mendocinos tiene al Gobierno provincial haciendo un trabajo de consultas de campo para intentar cambiar la Ley de boliches que puso en vigencia la gestión de Julio Cobos.
Pero en el medio surge un dato al menos sorprendente, según sondeos realizados por funcionarios dependientes del Ministerio de Desarrollo Social, desde que la norma se puso en vigencia, allá por noviembre de 2006, hasta la fecha se cobraron sólo 5 mil pesos en multas y hay 225 mil pesos por cobrar.

Hace casi dos años y medio los mendocinos que visitaban de manera asidua los locales bailables de la provincia tuvieron que modificar abruptamente sus "rituales de salida" en función de los nuevos topes horarios que imponía la ley 6.444, que rige la diversión nocturna. Es que desde esa fecha no se puede entrar a las discos después de las 2.30 de la mañana , luego de las 4.30 se prohíbe la venta de bebidas alcohólicas y a las 5.30 los locales deben cerrar sus puertas.

Incluso los boliches tenían la obligación de abrir la taquilla a las 23. En aquel momento los funcionarios de turno soñaban con que Mendoza se transformara en una especia de Londres sudamericana y los jóvenes empezaran a salir a bailar a las 23, y ya cansados abandonaran las discotecas mucho más temprano para ir a casa a dormir. Lo cierto es que nada de eso pasó y hoy en día el horario de apertura de las 23 se perdió en la práctica.

Pero no sólo este aspecto escapó a la ley. Las promesas de sanciones comenzaron a hacerse realidad apenas los propietarios de los negocios se adaptaron a la nueva norma, sin embargo en más de dos años el Estado recaudó la suma de 5 mil pesos, insignificante cantidad de dinero si se la coteja con la deuda que arrastran los empresarios de la noche mendocina, unos $ 225.000.

Una vez que la ley se puso en vigencia, la potestad de cobro pasó a ser parte de los municipios. Pero desde la Dirección Provincial de la Juventud aseguran que ellos sancionaban y luego perdían el rastro del cobro que efectuaban desde las diferentes municipalidades.

"Hoy en día labramos una multa y no sabemos si se termina cobrando o no, porque pasa a los municipios y en la mayoría de los casos todo queda en la nada. Por los números que tenemos se han cobrado 5 mil pesos de los 225 mil que deberían haber entrado en materia de multas", afirmó Yamila Cerezo, directora Provincial de Juventud.

Los datos aportados a Los Andes de parte de los especialistas en la materia dicen que cada año se labró un promedio de 800 actas en las discotecas mendocinas. Sin embargo, este número es confuso debido a que en muchas oportunidades ese tipo de escritos se redactan por constatación, o sea para dejar sentado que todo está bien.

Justamente para que no exista confusión, los funcionarios del sector establecieron desde hace unos meses que las actas de constatación queden asentadas en un libro que cada boliche debe presentar a los inspectores.

En ese sentido, el Programa de Diversión Nocturna, ente encargado del control del cumplimiento de la norma siempre contó con muy pocos inspectores a la hora de salir a constatar el normal desempeño de las actividades de los boliches. En una época fueron apenas ocho para toda la provincia. Hoy son 11 y cuentan con un coordinador, pero sigue siendo escaso.

"Cuando hablamos de cambios a la ley decimos que tienen que ser integrales. Esto también contempla rediseñar todo el proceso administrativo. Hoy las sanciones a los locales bailables no se pueden ejecutar porque no están hechos los convenios con Rentas. La idea nuestra es que existan sanciones reales. Eso se logra consensuando una ley que se pueda cumplir", completó Cerezo.

Comentá la nota