Boliches: el Concejo prohibió la radicación en determinadas áreas

Luego de un debate que duró varios meses, el Ejecutivo Municipal logró el acompañamiento del cuerpo para concretar su objetivo de mudar del centro las confiterías bailables.
La norma que modifica el reglamento de zonificación fue elaborada por ediles de distintos bloques e interviene también en el funcionamiento de pubs y comedores.

El Concejo resolvió en la sesión de anoche prohibir la apertura de confiterías bailables en cualquiera de los distritos de la ciudad y determinó lugares precisos donde sí se podrán radicar.

Con la modificación del Reglamento de Zonificación -ordenanza Nº 8.813- se restringió la actividad a la zona de la avenida Aristóbulo del Valle desde su intersección con Gorriti hacia el norte, la avenida Alem y áreas lindantes a la Ruta 168; precisamente, frente al barrio Vuelta del Paraguayo y Alto Verde.

Respecto de la Costanera Este, el Ejecutivo deberá resolver la situación de las concesiones precarias vigentes, para la explotación de los paradores en tres meses.

Antes de la votación, el concejal Carlos Pereira dijo que "era necesario poner orden, clarificar normas y controlar".

A los boliches que actualmente están funcionando en el centro, se les impuso la obligación de ocupar parte de los 15 mil metros cuadrados de terrenos municipales a la vera de la Ruta 168, frente a la Vuelta del Paraguayo. "Los que acepten, se someterán a un proceso que está regulado en la ordenanza y los que se nieguen van a tener que cesar la actividad antes del 31 de diciembre de 2010", dijo Pereira. El concejal calculó el traslado efectivo en unos tres años, si se suma la construcción de los locales y la escrituración.

Al Concejo le quedó reservada la potestad de aprobar los convenios que el Ejecutivo necesite firmar con los titulares de los boliches que resuelvan la reubicación.

La norma no contó con el acompañamiento de los ediles del bloque Frente para la Victoria y de María Lastra de Santa Fe Federal.

Luciano Leiva -FPV- dijo que si bien reconocía que era un tema "atendible", el proyecto le generaba "más dudas que certezas".

"Creemos que es apresurado iniciar la relocalización y que puede llevar a nuevas concentraciones en otros barrios. Estamos desvistiendo un santo para vestir otro y le trasladamos el problema a otros vecinos", concluyó.

La respuesta de Pereira no se hizo esperar y afirmó que los boliches "siempre son una molestia en donde estén; por eso elegimos los lugares de menor población".

Por su parte, María Lastra se separó de sus compañeros de bloque y votó en contra del proyecto. "No se enfrenta el problema de fondo que tiene que ver con el modo en que viven los jóvenes en la sociedad, los dejamos en la calle. Trasladamos sus espacios de diversión hacia donde no se ve lo que pasa pero nadie trabaja en serio", señaló.

Alejandra Obeid -SFF- aclaró que "el hecho de que se alejen de la Recoleta no quiere decir que va a poder pasar cualquier cosa". En ese sentido explicó que se planteará un esquema de seguridad y solicitará el efectivo funcionamiento del sistema de transporte en la zona.

Comedores y pubs

"En la ciudad, muchas confiterías trabajan bajo una fachada", mencionó Pereira en referencia a los espacios que tienen habilitación como comedor o bar, y además agregan una pista de baile. Por eso dentro de la norma se contemplan definiciones precisas sobre capacidad y funcionamiento; los que actualmente habiliten en el mismo lugar una pista deberán suspenderla antes de agosto de 2010.

Expresamente se prohibió "el cobro de entradas, tickets o cualquier otro instrumento que no represente estrictamente lo consumido y es determinante el carácter accesorio de la actividad bailable o artística". El sector destinado a restaurante deberá ocupar el 70 % de la superficie útil del local hasta el horario de cierre; el factor ocupacional será de una persona cada tres metros cuadrados, teniendo en cuenta lo sectores destinados a restaurante, pista y escenario y la capacidad máxima se estableció en 300 personas.

A los pubs se los definió como "aquellos locales que funcionando en forma permanente como bar, whiskería, sandwichería o similares, ofrezcan como característica comercial, espectáculos artísticos o musicales, sin desarrollar actividad bailable". Se permitirá también "la música grabada, como la inclusión de pantallas para proyectar recitales o letras de canciones para la interpretación vocal o colectiva por parte del público". Para funcionar "deberán contar con un espacio apto para ser utilizado como escenario de espectáculos artísticos o musicales, cuya superficie no podrá exceder del 30 % del sector destinado a mesas y sillas".

Comentá la nota