Boliche por excepción: La Normandina sale al cruce de los cuestionamientos de vecinos de Playa Grande

Luego de que vecinos de Playa Grande dieran cuenta de la preocupación que genera en el sector la posibilidad de que se habilite por excepción un local bailable en el Complejo La Normandina, representantes de la firma defendieron la iniciativa argumentando que "las viviendas particulares más cercanas se hallan a algo más de 200 metros de distancia".
A través de una nota presentada ante el Concejo Deliberante, a la cual este vespertino digital tuvo acceso, el Dr. José Ignacio Monteverde, apoderado de La Normandina SA, salió al cruce de los cuestionamientos de los vecinos de Playa Grande, quienes días pasados manifestaron en declaraciones a 0223.com.ar la preocupación existente en el sector tras conocerse la intención de la firma de instalar una boliche en el edificio donde funcionaba el antiguo INIDEP.

De esta manera, los responsables de la firma manifestaron que "por la necesidad de efectuar labores de reciclado que importaron variaciones en la superficie final resultante en el Nivel Paya del Complejo, la Municipalidad de General Pueyrredon autorizó su realización y ello derivó en un ostensible incremento den la suma finalmente invertida en el proceso de reciclado y puesta en valor del edificio, alterando la rentabilidad del proyecto, la que lógicamente se encuentra vinculada a la explotación de los nuevos sectores surgidos de la obra antedicha".

En ese sentido, destacaron que el Complejo La Normandina "posee servicios de seguridad contratados las 24 horas del día que garantizan la adecuada tutela de los clientes y de sus bienes, desde el ingreso y hasta el egreso del establecimiento". "Asimismo, la firma -subrayaron- asume el compromiso de cumplimentar cuanta otra normativa se hallare vigente y que fuere menester respetar para llevar adelante las actividades comerciales solicitadas".

En otro párrafo de la presentación, los concesionarios garantizaron que "toda actividad a desarrollarse en su seno respetará todas las normas vigentes en materia de sonorización y niveles de sonido máximos admitidos; de hecho, ya la planta alta del Complejo cuenta con un amplio salón de usos múltiples en el que se han llevado a cabo incontables eventos, circunstancia que jamás derivara en infracciones o, siquiera, quejas de linderos, vecinos o persona alguna, lo que revela la ubicuidad y corrección de las instalaciones, cerramientos y equipamiento instalado".

Finalmente, destacaron que "las viviendas particulares más cercanas se hallan a algo más de 200 metros de distancia y con una diferencia de nivel constructivo que garantiza la inexistencia de perturbaciones de ningún tenor derivadas de eventuales propalaciones sonoras".

Comentá la nota