Boletos no tan atados al verano

La Secretaría de Transporte busca reducir las alzas abruptas en temporada alta. Los tickets no podrán subir más de 10% ni bajar más de 15%. Habrá más regulación en los destinos donde viaja una sola empresa.
El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, dio más detalles ayer sobre cómo será el cambio en la estructura de las tarifas de ómnibus de larga distancia que regirá a partir de diciembre. El esquema de bandas será acotado a una oscilación de hasta 25 por ciento. De esta manera, los boletos no podrán aumentar más de 10% en temporada alta y la caída no superará el 15 por ciento en la baja. Según el funcionario, se busca así un sistema más equilibrado. En los hechos, el objetivo es disminuir el golpe en el bolsillo y las quejas de los usuarios ante los cambios en los valores. Por delante queda informar a los empresarios y la publicación de la resolución en el Boletín Oficial.

Según Schiavi, "se fija por resolución un sistema que va a dar más previsibilidad" al esquema tarifas que deben abonar los usuarios del servicio.

"Hoy las tarifas oscilan en una banda que, entre el máximo y el mínimo, pueden tener variaciones de hasta el ciento por ciento, de modo que un pasaje puede valer diez pesos un lunes y el fin de semana veinte pesos", manifestó el secretario de Transporte.

En declaraciones difundidas por la Secretaría de Medios de Comunicación, Schiavi indicó que, por ello, desde el ámbito gubernamental "vamos a trabajar para que haya una tarifa media que no genere variaciones de más de diez por ciento en alza, y del quince por ciento en baja".

Desde la Secretaría de Transporte se entiende que la aplicación del nuevo esquema tarifario propuesto para el sector permitiría crear un régimen "previsible" y más "equitativo" en el costo del boleto para los usuarios.

Estaba prevista ayer a las 13 una reunión de Schiavi con los empresarios del sector para darles más detalles del nuevo modelo.

La intención oficial es que la misma entre en vigencia desde el mes de diciembre, con motivo del comienzo de la temporada estival.

Para Schiavi, la iniciativa "va a llevar a que la tarifa que se genera en rutas competitivas se replique en aquellas rutas que cuentan con un sólo servicio: esto permitirá una mayor equidad".

El nuevo marco sobre el que trabaja Transporte, que no prevé ajustes en las tarifas de los colectivos interurbanos, incluye sí una serie de restricciones para los operadores del sector que prestan servicios de carácter monopólico.

El esquema mencionado por Schiavi tiene por objeto reordenar una serie de servicios en tramos que no cuentan con competencia entre empresas y que lleva al establecimiento de precios elevados para los usuarios que no cuentan con variedad de ofertas.

Por ello, el futuro esquema de tarifas para el servicio de larga distancia prevé fijar un piso y un techo en el precio de los boletos, acotando su movilidad y estableciendo un cuadro de tarifas basado en un valor medio por kilómetro de transporte.

Por este fenómeno monopólico en algunas rutas no muy concurridas, los precios de los boletos de larga distancia superan a los del transporte aerocomercial.

La situación inversa se da en rutas más competitivas y transitadas como Rosario, Córdoba o Mar del Plata durante el verano

Comentá la nota