Boleto: "No me siento presionado", dijo el intendente

Cristian Breitenstein anticipó que podría haber alguna decisión en la semana y resaltó que, a nivel nacional y provincial, hubo aumentos en los pasajes.
"Estamos haciendo las evaluaciones correspondientes. Seguramente, durante la semana, tendremos algún resultado".

Así respondió el intendente municipal Cristian Breitenstein al ser consultado sobre la postura que adoptará ante el pedido de aumento de la tarifa de ómnibus urbanos presentada, la semana última, en conjunto, por las empresas Grupo Plaza, Mayo SATA y Rastreador Fournier.

Se le consultó si se siente presionado ante las declaraciones de los representantes de las empresas adjudicatarias, quienes sometieron la puesta en marcha del nuevo sistema a la aprobación del incremento de la tarifa, la cual pasaría de 1,40 (0,5 peso subsidia la comuna y el público abona 1,35) a 1,70 pesos.

"Yo no me considero presionado y, además, saben cómo respondo cuando tengo una presión; se lo digo a la gente. Vamos a ver cómo se dan las circunstancias. Estamos evaluando las situaciones y, seguramente, durante la semana, ustedes tendrán algún tipo de información adicional", señaló Breitenstein.

Amplió al decir que el aumento de la tarifa está vinculado a un pliego de licitación.

"El aumento no lo dispongo arbitrariamente yo, sino que tiene que ver con variables que fueron aprobadas por el Concejo Deliberante y que tienen que ver con que, en determinadas circunstancias, cuando se da la necesidad de un aumento y eso es acreditado... Es parte de los contratos que se firman.

"Ustedes --dijo a los periodistas-- verán que, en los últimos días, ha habido incrementos en el nivel nacional y provincial de todas las tarifas del transporte público", sostuvo.

Resaltó que el municipio de Bahía Blanca está aportando anualmente casi cuatro millones de pesos a subsidiar el transporte público.

"Se ha decidido y consensuado que ese aporte deje de estar y nosotros vamos a resignar ese aporte para volcarlo al gasto social. Vamos a ir por nichos de vulnerabilidad, vamos a atender políticas sociales que en toda situación de incertidumbre se incrementan. Nosotros queremos transferir esos cuatro millones de pesos de subsidios que ya están destinados a las clases necesitadas, que son las que usan el transporte público, a otras, que pueden ser los mismos beneficiarios con otras necesidades".

En este contexto, el intendente afirmó que el nuevo sistema se pondrá en marcha el 1 de febrero.

"La política de subsidios que reinó durante muchas décadas en la ciudad de Bahía Blanca, que estuvo vinculada a la precariedad del servicio y a una mala prestación, como lo mencionan los vecinos, a partir del primero de febrero, tiene que cambiar", expresó.

En cuanto a los controles del nuevo sistema, adelantó que se intensificarán.

"Le aclaro a la gente que el nuevo sistema de transporte no está en marcha, pese a que se ven nuevas unidades. Por eso seguimos con los vicios del sistema anterior, que está demostrado que es un modelo agotado, muchos de cuyos responsables hoy son voceros", disparó.

Breitenstein hizo hincapié en las críticas vertidas por la oposición.

"Yo les pido prudencia. A los que participaron del pasado, que tengan prudencia con el futuro, y a los que hoy tienen responsabilidad de gestión, que nos ayuden a trabajar, a partir del primero de febrero, en el control y en el seguimiento, para que el nuevo sistema pueda lograr mejores frecuencias, unidades y el cumplimiento del servicio como corresponde".

Destacó que, desde el Ejecutivo, se envió al CD un proyecto para la conformación de una sociedad de economía mixta pública-privada para el manejo del que será el nuevo sistema de pago de los pasajes del transporte público: tarjetas recargables.

"El Estado va a tener participación mayoritaria, porque no queremos que el sistema de pago sea una financiera de nada ni administrado por los propios controlados".

Por su parte, el concejal oficialista Juan Leiva opinó que debería evaluarse el aumento en la tarifa en el Concejo Deliberante, cuando hayan transcurrido más de 30 días de puesto en marcha el nuevo sistema de transporte.

También sostuvo que no coincide con los empresarios del transporte en haber presentado el pedido de aumento a pocos días de ponerse en marcha el nuevo sistema.

"La comisión de Tránsito del CD va a analizar sólo el estudio de costos del Ejecutivo, que es el único válido, cuando este lo envía al cuerpo", seña

Comentá la nota