Un boleto que mueve multitudes.

La prueba piloto del boleto electrónico fue puesta en marcha ayer con una multitudinaria presencia de interesados por adquirir la tarjeta para viajar en los medios ya habilitados.
Se formó una cola de más de cien personas en la estación Constitución para conseguir el plástico del Sistema Unico de Boleto Electrónico (SUBE). Las tarjetas deben ser cargadas con un saldo mínimo de dos pesos para viajar en las líneas de subte, en el premetro y en los colectivos 5, 8, 50, 61 y 62. Próximamente, se sumarán las estaciones de trenes Urquiza y Belgrano Norte. Hoy se seguirán entregando en los mismos puntos.

El mismo escenario se repitió en las estaciones de Retiro, Once, Lacroze y la intersección de Florida y Diagonal, donde los usuarios deben completar un formulario con sus datos personales para obtener la tarjeta. En esta primera etapa se distribuirán 50.000 tarjetas de manera gratuita.

Los pasajeros deben asumir sólo el costo de las cargas, que se realizan en los lugares habituales de las tarjetas que ya estaban en circulación, como la Monedero.

Desde la Secretaría de Transporte aseguraron que la entrega se cumplió de acuerdo con lo previsto. La semana próxima, según explicaron, se entregará otra tanda de tarjetas. El reparto se realiza por el momento en seis puntos de la Capital Federal y se irá extendiendo en los próximos meses conforme avance el equipamiento técnico en unidades de todas las líneas de colectivos y trenes.

Pensado para dos millones de usuarios diarios del transporte público de la Región Metropolitana, el SUBE convivirá con las monedas como forma de pago del pasaje. Luego de la entrega de las primeras 50.000 tarjetas se continuará el proceso a través de las bocas de expendio del Correo Argentino, OCA y Andreani, hasta culminar con la entrega de los 5 millones que contempla el programa. Para fin de 2009 se prevé contar con unos 25.000 puestos de recarga.

Comentá la nota