El boleto electrónico estará listo en el 2010.

Este martes se realizará una prueba piloto de los equipos en laboratorio y el miércoles se realizará en algunos colectivos, según indicó la funcionaria, para que los técnicos puedan evaluar el funcionamiento del sistema.
La directora de Nación Servicios, Silvia Traverso, informó que el Gobierno cerró el primer ciclo de licitaciones para la implementación del Sistema Unico del Boleto Electrónico (SUBE), que igualmente sufrirá un considerable retraso en su implementación.

El Gobierno aspiraba a implementar el nuevo sistema antes de las elecciones, pero las demoras en las licitaciones hace que recién comenzaría a funcionar plenamente recién al año próximo, según estiman empresarios del sector.

Traverso, informó sobre la apertura de los sobres con las ofertas para la instalación y puesta en marcha del sistema de de informática y comunicaciones.

"Esta fue la última licitación de la primera tanda y ya estamos trabajando en el proceso de adjudicación", indicó la funcionaria.

Traverso, informó que esta semana se llevarán adelante dos pruebas piloto en distintos puntos del área metropolitana.

Este martes se realizará una prueba piloto de los equipos en laboratorio y el miércoles se realizará en algunos colectivos, según indicó la funcionaria, para que los técnicos puedan evaluar el funcionamiento del sistema.

Cuando se anunció la puesta en funcionamiento del nuevo sistema se fijaron en principio un plazo de 90 días, que no fue cumplido y tampoco se cumplirá el nuevo plazo del 22 de junio, fijado por la secretaría de Transporte.

El Sistema Único de Boleto Electrónico, ideado para combatir la escasez de monedas, no arrancó, a pesar de las urgencias, no se asignaron puntos de venta ni de recarga de tarjetas magnéticas, por ejemplo, que son los pasos previos para la implementación del sistema.

En una primera etapa, el esquema funcionaría en forma simultánea con las máquinas monedero que se emplea para el pago de pasajes en los colectivos tanto en Capital como en el Gran Buenos Aires.

Las licitaciones involucradas para implementar el SUBE son cinco, y el viernes pasado recién se completó la recepción de ofertas para todas ellas, faltando aún el proceso más largo de evaluación de ofertas y adjudicación final.

Los costos del nuevo esquema correrán por cuenta de la secretaría de Transporte y funcionará con un sistema de clearing a cargo del Banco Nación, garantizando así el control sobre las empresas y el nivel de facturación.

Además, podrá ser utilizado en las cinco líneas de trenes del área metropolitana, en colectivos y subtes, y se trabaja para que los usuarios carguen sus tarjetas sin demoras en la mayor cantidad de puntos venta posibles.

Comentá la nota