Boleto: disensos sobre cuándo se tratará el acuerdo con Ametap

Acción Marplatense pretende realizar mañana una reunión de tres comisiones para tratar el convenio que admite el uso de monederas. La UCR no prestaría su acuerdo para la reunión conjunta. La jefa del bloque radical insistió en que las empresas no tienen motivos para reclamar financiamiento para las tarjetas por aproximación.
El bloque oficialista del Concejo Deliberante pretende que mañana las comisiones de Transporte, Legislación y Hacienda tengan una reunión conjunta para que analicen y -si se presentan las condiciones- le den despacho al convenio que firmaron las empresas de colectivos y el Departamento Ejecutivo para poner en práctica un sistema mixto de pago del boleto, hasta tanto entren en funcionamiento de manera definitiva las tarjetas por aproximación. No obstante las intenciones de Acción Marplatense podrían encontrar un obstáculo si la presidenta de la comisión de Transporte, la radical Verónica Hourquebié, se negara a avalar la reunión conjunta.

En ese caso el expediente debería ser sometido a un trámite legislativo más prolongado ya que primero tendría que ser votado en Transporte para que después pueda ser tratado por las otras dos comisiones. La jefa del bloque radical, Cristina Coria, le dijo ayer a LA CAPITAL que es posible que Hourquebié pida que el análisis del convenio siga un curso convencional, sin recibir el tratamiento "express" que el oficialismo pretende darle. "La posibilidad más cierta es que el tema pase primero por Transporte y que recién después llegue a las otras dos comisiones", dijo.

No obstante ayer el oficialismo mantenía viva su aspiración de realizar la reunión conjunta y manejaba la posibilidad de convocarla para las primeras horas de mañana. En el caso de lograrlo podría obtener una definición en un plazo relativamente breve, lo que le permitiría llevar el proyecto a la próxima sesión plenaria, antes de que se modifique la composición del HCD.

Sistema mixto

El convenio en discusión establece que las empresas de micros podrán instalar monederas a bordo de sus unidades por un plazo de 6 meses, prorrogables por otros 6. Durante ese período la máquinas convivirían con las actuales tarjetas magnéticas y con nuevas tarjetas por aproximación. No obstante, no se trata de las mismas tarjetas por aproximación que, por ordenanza, están obligados a instalar los transportistas. La norma -que fue aprobada el 9 de octubre por el Concejo- precisa cuáles son las características del nuevo sistema, e indica que debe ofrecer múltiples prestaciones, como por ejemplo, la de admitir una recarga virtual, posibilidad que no ofrecen las tarjetas por aproximación que podrían habilitar en inmediato las empresas, anexadas a las monederas que ya adquirieron.

Por lo tanto, mientras se encuentre en vigencia la modalidad de pago mixta, los empresarios deberían procurar la compra y la instalación del nuevo y definitivo sistema.

El contenido del convenio fue cuestionado ayer por Coria, quien anticipó que buena parte de su bloque votará en contra. "Es un mal acuerdo, lleno de errores como el de permitir que haya monederas, lo que significa un retroceso y encierra todos los riesgos inherentes a manejar dinero a bordo de los micros", señaló.

Asimismo advirtió que el texto tiene algunas fallas de forma en especial entre las exigencias que se les hacen a los empresarios para admitir que utilicen de manera transitoria las monederas. "No hay ninguna seguridad de que no vuelvan a pedir un aumento del boleto y tampoco se sabe cuándo se va a incrementar del 1% al 3% el fondo del transporte" mediante el cual, los transportistas le otorgan a la comuna un porcentaje de su recaudación para destinarlo al arreglo de calles.

El convenio se firmó entre el Ejecutivo y los transportistas días atrás, como resultado de la aprobación de la ordenanza que promovió la UCR, mediante la cual se estableció que las tarjetas magnéticas tendrán que ser reemplazadas por tarjetas por aproximación.

Compra ya financiada

Cuando se sancionó la ordenanza el Ejecutivo hizo saber su desacuerdo y los transportistas plantearon que para instalar el nuevo sistema se les debería conceder un aumento del boleto del 21,7%.

Ante esta situación el Ejecutivo vetó los artículos de la ordenanza que obligaban a que las nuevas tarjetas fueran instaladas durante este mismo verano y accedió al pedido de las empresas de instalar monederas bajo el argumento de que con su utilización se incrementaría la cantidad de pasajeros y la recaudación, colocándolos en una mejor situación para -más adelante- invertir en las tarjetas por aproximación. A cambio la gestión de Gustavo Pulti exigió dos compromisos: no aumentar el boleto por un año e incrementar el aporte que las compañías hacen para el arreglo de calles.

"Es claro que el mejor sistema es el de las nuevas tarjetas y acá lo único que se ha hecho es disfrazar el acuerdo del gobierno con las empresas para permitir el uso de monederas", señaló Coria.

Además la concejal señaló como algo "inadmisible tomar como válidas cosas que no son ciertas" ya que a su entender las empresas no tienen razones para reclamar un financiamiento para la compra de ese sistema. "Dentro de la actual tarifa ya hay un componente destinado a la instalación del sistema que hoy está en funcionamiento y que representa entre un centavo o un centavo y medio por boleto. Todos sabemos que estas viejas máquinas ya fueron amortizadas hace cuatro años por lo que ese es el dinero que hoy los empresarios tendrían que estar dedicando a la compra de las tarjetas por aproximación que se les exige por ordenanza", señaló.

Comentá la nota