Boinas blancas en su juego preferido

Cobos podría pedir su reafiliación al radicalismo. La disputa entre Aguad y Alfonsín en diputados. Postulan a Rozas.
Se acerca la renovación de autoridades de diciembre y el radicalismo acelera sus movimientos internos. Después de la megacumbre realizada el miércoles pasado en Recoleta, la cúpula partidaria encabezada por Gerardo Morales, los ex radicales K liderados por Julio Cobos y sus aliados de la vieja guardia ya tienen previsto un nuevo encuentro que se hará luego de los actos en homenaje a Raúl Alfonsín del próximo viernes. Por estas horas volvió a circular la idea de que el vicepresidente pedirá su reafiliación, algo que la UCR le viene reclamando hace tiempo. En paralelo, mañana Morales recibirá en el Comité Nacional a sus socios del Acuerdo Cívico y Social, Elisa Carrió y la socialista Silvia Augsburguer, en representación del titular del PS, Rubén Giustiniani.

Tras varias peleas, postergaciones y promesas incumplidas, ayer se concretaba la normalización del partido en la provincia de Mendoza con la conformación de una lista de unidad de casi todos los sectores, incluido el de Cobos y los orgánicos que responden a Morales. Al cierre de esta edición, el cobista César Biffi era candidato a titular de la UCR local, secundado por el actual interventor, Carlos Le Donne. El senador Ernesto Sanz integra la nómina de delegados del Comité Nacional, un dato clave teniendo en cuenta que para ser presidente de la UCR es necesario ser parte del plenario de delegados del radicalismo. Su incorporación al cuerpo de delegados es al menos contradictoria con la reiterada negativa de Sanz de presidir el radicalismo.

Las expectativas del encuentro del miércoles pasado estaban depositadas en la negociación de la presidencia del partido. Descartada una reelección de Morales y ante el rechazo –al menos en público– de Sanz, el sector orgánico empezará a tantear en el interior si la candidatura del chaqueño Angel Rozas despierta el consenso suficiente. Aunque no genera mucho entusiasmo en las filas cobistas, Rozas no acumula grandes resistencias.

Lo que sí está despertando grandes enfrentamientos es la pelea por la presidencia del bloque radical de diputados, hoy en manos del devenido ultracobista Oscar Aguad. Su contrincante es el bonaerense Ricardo Alfonsín, que la semana pasada realizó un encuentro del grupo de diputados que lo apoya. Desde el alfonsinismo aseguran que tienen los votos necesarios, aunque desde el sector cobista aseguran que la situación está abierta.

Ahora la discusión se centra en si los diputados que integran el bloque de ConFe pueden votar o no en la elección de las nuevas autoridades al reincorporarse a la bancada de la UCR. Con ese objetivo, el jefe de los legisladores cobistas, el marplatense Daniel Katz, realizó la semana pasada un pedido a la Convención bonaerense –controlada por Leopoldo Moreau y Federico Storani– para que se le otorgue una amnistía y sea reincorporado a la UCR. Pero aunque la mesa de la Convención aprobó la vuelta de Katz, la medida fue abortada por la conducción del comité provincial que responde a Morales.

Los distintos actos en conmemoración de la vuelta de la democracia que se harán el viernes dan una clara muestra de que todavía falta recorrer un importante camino hacia la reunificación radical. El vice volverá de un viaje para participar de la inauguración del mausoleo de Alfonsín en Recoleta, pero no irá al acto que convoca Morales en las puertas del Comité de la calle Alsina.

Comentá la nota