Bohe pidió investigar las “presiones” y “amenazas” que sufrieron remiseros.

Preocupado por supuestos casos de “denuncias”, “aprietes” y “amenazas”, ayer el viceintendente Sergio Bohe confirmó que se están investigando esos episodios que habrían protagonizado taxistas y remiseros en la movilización de mayo último cuando se “pidió con urgencia” la instalación del polémico sistema de vigilancia satelital GPS. Sorpresivamente, también criticó a todos los concejales que recibieron a los trabajadores del volante que “negociaron con la calle cortada”.
El viceintendente de Comodoro Rivadavia, Sergio Bohe, tomó distancia del diálogo que mantuvieron el miércoles los concejales con taxistas y remiseros que se movilizaron por la derogación de la ordenanza que establece el uso del GPS, pero igualmente solicitó que se investiguen las “presiones”, “daños” y “amenazas” que padecieron trabajadores del volante en la movilización que se hizo en mayo de 2008, cuando se decidió avanzar en la instalación de ese sistema satelital en los coches de alquiler.

Al respecto, Bohe señaló: “pedí las desgrabaciones de lo expuesto en las asambleas y lo que se dijo en todas esas reuniones oficiales, donde algunos trabajadores denunciaron haber sido amenazados. Para nosotros es un hecho muy grave y lo calificamos aún más grave que el hecho de colocar o no el sistema GPS”.

Para ser más preciso, el viceintendente se basó en el contenido del acta que en la reunión del miércoles rubricaron tanto concejales como trabajadores y en donde quedó constancia escrita que “en la movilización de mayo donde se pedía la colocación urgente del GPS algunos hasta sufrimos roturas de vehículos”.

“YO NO PARTICIPE”

En ese sentido, el funcionario ratificó sobre la reunión del último miércoles: “al igual que en otras movilizaciones con corte de calles o toma de edificios yo no participé de la reunión y no me parece correcto que lo hayan hecho los concejales, pero esa fue su decisión y recibieron a los trabajadores en el Concejo”.

“Acá pasó lo mismo que en mayo pasado cuando, movilización y corte de calles de por medio, este mismo sector de trabajadores pidió la instalación de los GPS y yo tampoco los recibí. Luego, ellos levantaron la medida y nos sentamos en una misma mesa. En las condiciones que se dio la charla el miércoles, yo como viceintendente no los atendí”, insistió.

Anteayer, al menos unos 250 licenciatarios de taxis y remises de distintas agencias de Comodoro Rivadavia participaron de una asamblea en la zona de El Infiernillo para solicitar la derogación de la ordenanza 6.424 que regula la instalación de sistemas de seguridad satelital GPS en ese servicio público de transporte.

Allí decidieron confeccionar un petitorio y marcharon luego hasta el Concejo Deliberante para pedir a los ediles que revean la medida, sobre todo luego de haber sido notificados por el municipio que tienen hasta el 11 de marzo para instalar los equipos que fueron homologados.

Justamente, en el Concejo y con la esquina de Pellegrini y Rivadavia bloqueada, los ediles se comprometieron a rever la ordenanza y hasta se habló de que el sistema sea optativo.

Comentá la nota