Bodegas mendocinas ya importan vinos de Chile

Los grandes fraccionadores cierran acuerdos a valores hasta un 20% inferiores. Lo justifican en la especulación de los tenedores de tintos en Mendoza. Proyección.
Cuando el río suena... Nunca mejor aplicado el refrán popular a la industria vitivinícola. Lo que hace un mes era un rumor terminó por confirmarse en los últimos días: las principales bodegas fraccionadoras de grandes volúmenes empezaron a importar vino tinto desde Chile.

El argumento es que en Mendoza, a causa de la especulación por los precios que en el mercado trasladista ya llegaron a $2, hay una sostenida retención que no permite completar los pedidos comprometidos con sus clientes del mercado interno y el exterior.

Fecovita picó en punta con 160 mil litros la última semana y va por otros 300 mil en los próximos días. Y sus competidores siguen el mismo camino. El objetivo es similar: conseguir vino básico para cartón, en algunos casos hasta un 20% más barato, incluido el flete.

Las firmas asumen que obtener vino tinto mendocino será difícil hasta entrado noviembre, a causa de que el ritmo de las cotizaciones sigue atada a la expectativa de heladas tardías. Por eso ya sacaron cuentas para importaciones grandes; mientras Fecovita presupuesta una compra global de 12 millones de litros, en Peñaflor la previsión contempla al menos 8 millones para cubrir los próximos tres meses.

Si bien desde RPB-Baggio no hubo confirmaciones al respecto, quienes mantienen una relación comercial con la firma anticipan que desde hace semanas "sondea" a distintos proveedores chilenos. Su meta sería completar unos 10 millones de litros.

El hecho de que la mayoría de las vendedoras chilenas no cuentan con una gran capacidad, obliga a un estilo casi de compras minoristas: recorrer, buscar precio y adquirir lo máximo posible en cada una.

Las Pircas, ubicada en el Valle del Maipo, es una de ellas. Con clientes del calibre de Concha y Toro y Santa Rita en su cartera, tiene prácticamente cerrada una transacción con Fecovita por 2 millones de litros.

Así lo confirmó el gerente de Finanzas, Sergio Hermosilla, a Los Andes vía telefónica. "Es la primera posibilidad de vender vino a Mendoza en éstos volúmenes", añadió entusiasmado.

De hecho, algunos memoriosos recuerdan que es la primera vez desde 1998 en que Mendoza recurre a importar.

Previsiones

En los últimos días ingresaron al establecimiento de carril Gómez, en Maipú, unos 160 mil litros del vino genérico que los chilenos llaman Burdeos, un corte de distintas variedades. Y a partir de ésta semana se espera la llegada de varios camiones con 300 mil litros más, a valores que rondan el $1,80 final por litro.

"Si sigue así de restringida la oferta local creo que con 12 millones de litros nos quedamos cortos. Si bien es cierto que tenemos existencias y uno entiende al tenedor de vino, lo que nos preocupa es el abastecimiento de nuestros clientes", señaló el gerente de Producción, Mario Egea.

En general, el disparador de las decisiones fue superar los $2. Por eso, sin precisar dónde, desde Peñaflor, el gerente José Luis Guerci admitió "estar analizando muestras y viendo precios en Chile", y que "en los próximos quince días estaremos trayendo algo". Ese "algo" son 8 millones de litros (a unos $0,50 menos por litro con respecto a Mendoza) para completar envíos de tetra bajo la marca Termidor a sus clientes de Brasil, Uruguay y Paraguay.

Si a ésto se suman las pretensiones de RPB Baggio por asegurarse unos 10 millones (Los Andes intentó contactar al gerente Julio Caminos pero desde la empresa señalaron que estaba fuera de la provincia), se consolida una tendencia importante. Igual, los consultados creen que tarde o temprano empezará a "aparecer" el vino local.

"Si hay compromisos por cumplir no quedan muchas opciones. Además, ¿cuánto más pueden ganar quienes retienen volúmenes esperando mejor precio, a ésta altura?" reflexionaba el directivo de una entidad sectorial.

Más precio, menos compras

En el último mes, el precio de los tintos en el mercado de traslado subieron casi $0,30 por litro: de $1,68 que se pagaba en promedio hasta el 17 de setiembre, el último informe de la Bolsa de Comercio señala que al 22 de octubre ya se superó la barrera del $1,98.

Con los valores que consiguen en el mercado trasandino, las bodegas importadoras estarían retrotrayéndose al nivel de cotizaciones pactadas en Mendoza a principios de setiembre.

Pero la tendencia marca una relación inversamente proporcional con el número de operaciones concretadas. Mientras el mes pasado se hicieron 342, hasta el 22 de octubre hubo poco más de 200. Tal vez por eso, algunas fuentes calificadas asumen que Fecovita ya piensa en asegurarse otros 20 millones.

"Lo único que hacemos es tener a mano el almanaque para ver cuánto falta para la próxima cosecha", reflexiona el responsable de exportaciones de graneles de Peñaflor, Luis Capelli.

Al parecer, Resero (Cartellone), parece "aguantar" por ahora. Si bien tampoco fue posible obtener declaraciones desde la empresa, según una fuente "todo pasa por una cuestión de imagen de la marca, que está muy identificada con el vino argentino".

Y en parte suena lógico: ¿cómo reaccionaría un habitual consumidor de Resero si supiera que la botella que descorcha, con la clásica figura del gaucho a caballo en la etiqueta, en realidad contiene vino hecho de un 100% de uvas chilenas?

Comentá la nota