Las bodegas invirtieron para la cosecha pero frenan sus desembolsos

Como todos los años, los industriales invirtieron para preparar sus bodegas para la cosecha. Sin embargo, el panorama futuro luce poco alentador. La crisis, y su impacto en los países consumidores del vino argentino, ha puesto a las bodegas en una actitud de cautela.
Con precaución, y gastando lo justo y necesario, los industriales invirtieron para dejar listas las bodegas de cara a la vendimia que se acerca, pero para el resto del año no muestran un panorama alentador. No dar pasos en falso y ser cautelosos parecen ser las premisas antes de tomar cualquier decisión. Sin embargo las grandes exportadoras no pueden detenerse y siguen inyectando fondos para mantener la competitividad.

A pesar de los problemas coyunturales del país y la crisis que azotó a todos los mercados internaciones -y principales socios de Argentina en las importaciones de vinos-, las bodegas siguen invirtiendo. Sin embargo, la palabra "incertidumbre" está en boca de todos los empresarios vitivinícolas quienes dicen tratar de gastar lo justo y necesario, y no pensar a largo plazo.

La mayoría de los empresarios consultados por Día a Día del Vino dijo haber invertido a fines del 2008 para prepararse para esta cosecha. Mientras que este año, por el 2009, manifestaron sentir incertidumbre y las inversiones que se vayan a realizar serán a medida que se vaya aclarando el panorama.

Claro está que hay varias realidades, y se debe al monto de facturación de cada una de las empresas. Una de las caras es la de las bodegas grandes y otra muy distinta la de las chicas, pero a éstas nada las detiene y siguen invirtiendo, si no, corren el riesgo de desaparecer.

Las grandes marcas

Luis Steindl, gerente de Exportaciones de Norton comentó: "En la bodega hemos realizado inversiones, pero no al ritmo de años anteriores. Sin embargo, no podemos quedarnos atrás, somos una bodega grande que debe estar permanentemente a la vanguardia del mundo y seguir siendo competitivos. Es por esto que manejamos un nivel de inversiones no sólo para el mantenimiento de las tecnologías actuales, sino también para el mejoramiento de los procesos, en vista a una mejor calidad y eficiencia".

Además, agregó que "en una situación de crisis como la que estamos viviendo hay que tratar de hacer las inversiones necesarias, sin exagerar. De esta manera, cuando la turbulencia pase esperamos no salir de abajo, sino lo mejor parados posible".

Por su parte, Alejandro Vigil, enólogo de Catena Zapata, comentó que "en los últimos seis meses hemos realizado diversas inversiones. Entre ellas se encuentra la plantación de unas 50 hectáreas, la ampliación del área de fermentación y stock, junto con una línea nueva de fraccionamiento en la bodega de Vista Flores. También hemos invertido en equipamiento y tecnologías nuevas para vinificación. Sumado a esto hemos comprado tanques de acero y piletas de concreto. La inversión total ha sido aproximadamente de 8,65 millones de dólares". El enólogo destacó que, comparado con 2007, la inversión significó un 25% más.

Santiago Achával, presidente de Achával Ferrer, comentó que no han realizado inversiones en los últimos meses, salvo las correspondientes a mantenimiento. Esto se debe, explicó, a que la producción se mantiene estable respecto a años anteriores. "Y con respecto al 2009 veo una gran turbulencia y una fuerte disminución en las inversiones, los ciclos de pago se alargarán, por lo que hay que ser muy cautelosos antes de gastar".

Y las bodegas chicas no se quedan atrás

Vanesa Rey, encargada de las exportaciones de la Bodega Krontiras comentó que están terminando su bodega más grande, la cual se está construyendo desde fines de 2007. Dijo que "esto se debe a que exportamos más del 90% y no podemos quedarnos atrás, es un trabajo constante de posicionamiento".

A su vez, Tempus Alba muestra la misma realidad. Aldo Luis Biondolillo, propietario de la bodega, dijo haber realizado inversiones apostando al crecimiento que están teniendo. "Nosotros creemos que a pesar de que la crisis va a golpear a todos por igual, algunos se pueden beneficiar ante esta situación. Todos los consumidores del mundo van a retraer su consumo y el efecto precio va a ser lo más relevante, ya que estos van a seleccionar con más atención el binomio por el cual Argentina se caracteriza: calidad-precio. Creo que los caldos del país pueden ser muy competitivos. Nosotros como bodega hacemos parte de esa oferta y ya tenemos prácticamente acotada nuestra elaboración".

Con todo, el propietario de Tempus Alba explicó: "Nosotros debemos atender las compras de nuestros habituales clientes y, haciendo una proyección, debemos ampliar nuestra producción en un 25%. Estaremos invirtiendo 100 mil dólares como desembolso total".

Para Jonathan Karzovnik, propietario de Andes Grapes, las inversiones que han realizado están enfocadas en la compra de un viñedo en Valle de Uco. "Esto se debe a que estamos teniendo un crecimiento muy importante y debemos invertir en ampliar nuestra elaboración, por lo que a comparación de 2007 hemos invertido un 40% más".

También, desde la Bodega NQN, Lucas Nemesio, señaló que "en lo que respecta a la cosecha, hemos trabajado en la certificación de nuestra primera producción orgánica (que abarcó tres ciclos) y en consecuencia hemos adquirido elementos relacionados a la misma. Hemos aumentado nuestra capacidad en barricas de roble este año. Todo esto con una inversión de aproximadamente 50.000 dólares".

Nemesio agregó que "en relación a la cosecha anterior hemos invertido un 50% menos, ya que la inversión fuerte en equipamiento se hizo el año anterior (máquina prepodadora)". Además insistió que "el año 2009 se presenta muy difícil y no veo que las bodegas se vayan a arriesgar a movilizar capitales en inversión. En nuestro caso, este año deseamos ampliar el equipamiento para la elaboración de espumantes e incorporar un módulo de embotellado screw cup, pero no sabemos cómo va a seguir todo".

Frente a la crisis, 2009 no será un año de pura inversión

José Manuel Ortega, chairman de O. Fournier Group, la empresa de capitales españoles que opera en Mendoza, dijo que las condiciones del país han hecho que las inversiones en la bodega sean un 50% menos que en años anteriores. "Hoy la realidad muestra que no hay que enfocarse en gastar plata y pensar y proyectarse a largo plazo, hay que ser mucho más cautelosos".

Frente a este panorama comentó que las inversiones de este año serán sólo de emergencia para poder capear el temporal y cumplir con nuestros compromisos financieros. Pero apuntaló que en el área donde no van a dejar de invertir es en la comercial, "para dar a conocer más nuestros vinos".

Gustavo Caligiore, de la bodega homónima, dijo que las inversiones de 2009 dependen del desempeño comercial y las perspectivas políticas y económicas del país. "Si hay crecimiento, seguramente tendremos que invertir para soportarlo, ya que actualmente no tenemos capacidad ociosa, pero seguramente serán inversiones muy medidas y siempre y cuando los valores de los activos vitivinícolas sean razonables y lógicos desde un punto de vista económico".

Además, agregó que "el incremento de los costos, sumado al contexto internacional, han provocado una caída notable en la rentabilidad del negocio. Esto se debe a que no podemos modificar los precios de exportación y muy poco los de mercado interno, pero fundamentalmente los primeros. De esta manera, bodegas como la nuestra que exporta más del 80% de la producción es un problema, ya que sólo hemos tenido un poco de oxígeno en el último trimestre con el aumento del dólar. Igualmente, estamos preocupados porque no sabemos cómo seguirá la marcha de los costos durante este año".

Por su parte, Pato Reich, propietario de la Bodega Renacer, que invirtió en todo 2008 un monto que bordea el millón de dólares, dijo que este año las inversiones se van a estabilizar. "Hay mucha incertidumbre en el mercado, el desempleo interno y externo está aumentando y por ende afecta el consumo de vinos, lo que repercutirá en toda la industria en general".

A lo que sumó: "Hemos visto una caída brusca de los precios de los commodities, lo que ayuda a comprar más barato. Es por eso que hoy el que tiene una situación de caja sólida puede hacer cosas muy interesantes".

Finalmente, Reich dijo que "es difícil palear la situación, ya que no es lo mismo vender que regalar, es decir, una vez hecha la venta hay que cobrar el dinero. El vino tiene la particularidad de que se puede mantener en la bodega y evoluciona para mejor con el tiempo, por ende hoy hay que ser precavido a la hora de vender".

Comentá la nota