Bochornoso final de la reunión paritaria con estatales.

Fue al finalizar abruptamente una reunión paritaria. Los miembros del Ejecutivo se refugiaron en una clínica.
En un clima de efervescencia que se inició ayer cuando un grupo de unos 50 delegados de ATE corrieron e intentaron agredir a paritarios oficiales, los dirigentes de ese gremio comunicarán a las 16 al Gobierno, en la Subsecretaría de Trabajo, si aceptan o no la oferta salarial que recibieron ayer con algunos "retoques" y aclaraciones de parte del Ejecutivo.

Los trabajadores tomarán hoy desde las 7 la decisión en sus respectivos lugares de trabajo y luego, a las 13, en una asamblea de delegados que se realizará en la sede del gremio, se tomará una decisión definitiva a fin de reanudar la reunión paritaria con el Gobierno.

El clima que se vivió ayer fue totalmente distinto al del miércoles, cuando imperó la concordia. Los paritarios del Gobierno lograron aclarar 9 de los 11 puntos solicitados por los gremios. Hasta ese momento, los sindicalistas sólo entonaron cánticos de lucha, pero nada más.

Sin embargo, la irrupción en el lugar del ministro de Gobierno, Mario Adaro, transformó la situación, ya que mientras el subsecretario de Hacienda, Mario Granados, terminaba de leer la propuesta modificada, algunos de los presentes cuestionaban a Adaro, a gritos y en forma individual, lo magro de sus salarios. Cuando finalizó la lectura de las aclaraciones y mientras los funcionarios se retiraban, se reiteró el cántico de que "se vayan todos, ya".

Las agresiones verbales continuaron después mientras el subsecretario de Hacienda formulaba declaraciones a los periodistas, poco antes de que con el resto de los paritarios, tanto oficiales como de los trabajadores, subiera al primer piso del edificio a firmar el acta correspondiente.

"Hemos mejorado la situación de los contratos de locación de servicio en relación a la propuesta anterior, a los que les colocamos un piso por ser los que menos ganan", dijo.

"También se han acortado muchos plazos de formación de comisiones para tratar temas específicos y se han puesto algunas condiciones para pases a planta e incorporado a otros sectores para que tengan la misma propuesta que estamos haciendo en la Administración Central, como el IPV y el Fondo para la Transformación y el Crecimiento, y se han aclarado otros puntos", destacó Granados.

Según Raquel Blas, secretaria general de ATE, lo único nuevo de la propuesta "fue que lo que estaba pautado para tratar en diciembre respecto a blanquear los $ 230 y los $ 310, que se realizará en octubre, y el retroactivo será pagado en dos cuotas, una en abril y otra en junio. También alguna diferencia en los montos de contratados y prestaciones y la garantía de la ley de Carrera de Enfermería, que están en el presupuesto".

Una vez firmada el acta los representantes del Ejecutivo se retiraron del lugar y fue entonces cuando en calle Rondeau, al caminar hacia el este, fueron insultados por un grupo de unos 50 manifestantes estatales, los que les arrojaron un petardo y luego, según los afectados, algunas piedras, por lo que iniciaron una carrera por el callejón Primitivo de la Reta.

El jefe de gabinete del Ministerio de Gobierno, Rubén Boris, logró ascender a un taxi y el resto de los paritarios, encabezados por Mario Granados, siguieron corriendo perseguidos por los delegados hasta que lograron doblar por José Vicente Zapata e introducirse a la Clínica de Cuyo, con excepción del jefe de gabinete de Desarrollo Humano, Leandro Carrillo, quien ingresó en una casa de indumentaria deportiva.

Granados y otros se introdujeron en la maternidad de la clínica, a cuya puerta llegaron los trabajadores. Al ser advertida la presencia de los funcionarios los directivos del sanatorio los condujeron al salón del directorio para tranquilizarlos y luego fueron rescatados por la Policía.

Comentá la nota