Bochornosa suspensión de un partido de la Primera B.

Bochornosa suspensión de un partido de la Primera B.
Un jugador de Defensores de Belgrano y el presidente de Deportivo Armenio, Noray Nakis, se agarraron a golpes de puño en el campo de juego. Los de Maschwitz no se presentaron al encuentro.

La bochornosa suspensión del partido Defensores de Belgrano-Deportivo Armenio fue la novedad más importante que aportó la continuidad de la vigésimo cuarta fecha del campeonato de la Primera B metropolitana que lidera con comodidad Sarmiento.

La postergación del cotejo en el Bajo Belgrano tuvo su origen cuando los futbolistas estaban haciendo el reconocimiento del terreno y el mediocampista local Raúl Ruiz primero discutió y luego se agarró a golpes de puño con el presidente de Armenio, Noray Nakis. El jugador terminó con lesiones en el rostro, pero el dirigente sufrió la probable fractura del tabique nasal.

Aparentemente, todo comenzó porque Ruiz acusó a Nakis de tener responsabilidad en una suspensión por cinco fechas que en su momento le aplicó el tribunal de disciplina de la AFA.

Los dos protagonistas tuvieron que formalizar sus declaraciones en la Comisaría 35, al tiempo que el árbitro Fernando Rapallini precisó que el club visitante resolvió no presentar el equipo.

Comentá la nota