Bochorno legislativo: habian firmado el pedido para una sesión extraordinaria pero se "arrepintieron"

La nueva gestión del Concejo Deliberante arrancó con una situación bochornosa. Los bloques opositores solicitaron por escrito un pedido para que se llamara a una sesión extraordinaria para interpelar al director de Seguridad.
Pero a las pocas horas de haber firmado el pedido y, a consecuencia del malestar que la convocatoria generó en el seno del oficialismo, varios de los concejales que habían firmado la nota se arrepintieron.

El martes 21 de diciembre a las 13 ingresó por la mesa de entradas del HCD un pedido formal de los bloques de concejales del Acuerdo Cívico y Social, el IPV y Unión Pro llamado a una sesión extraordinaria para el próximo lunes 28 de diciembre con el objeto de tratar la problemática de la seguridad local.

El pedido fue realizado con la firma de los concejales Guillermo Pérez, Eduardo Recalt (ACyS), Ernesto Daher, Juan Cruz Irigoyen (Unión Pro), Daniel Pedrini (ConFe), Ana Velázquez y Ángel de los Santos (IPV). Walter Bayarri no estaba presente en Cañuelas al momento de la confección de la carta, pero se había comprometido a firmarla a su regreso.

Marcha atrás

Sin embargo, inexplicablemente, cuatro horas después varios de los promotores de la sesión extraordinaria se desdijeron. A las 17, el presidente del cuerpo Salvador Egitto llamó a una reunión parlamentaria y se manifestó en contra del pedido alegando de que no existía un motivo urgente para la realización de la extraordinaria.

Durante los dos años de gestión de Arrieta, en innumerables ocasiones el oficialismo convocó a extraordinarias para aprobar convenios o permitir el ingreso de proyectos enviados por intendente con el único fin de calmar la ansiedad del jefe comunal.

Pero lo increíble es que los representantes del IPV (Ángel de los Santos), del Confe (Daniel Pedrini) y de Unión Pro (Juan Cruz Irigoyen) estuvieron de acuerdo con Egitto y retiraron sus firmas del pedido, conformándose con mandar una nota al Ejecutivo con las inquietudes sobre la seguridad.

Enojo

La actitud del IPV, el Confe y Unión Pro generó un profundo malestar en los concejales del Acuerdo Cívico y Social, los únicos que se mantuvieron firmes en el pedido de una sesión extraordinaria para el lunes 28.

El concejal Guillermo Pérez no ocultó su enojo: "Hay por lo menos dos pedidos de informe sobre seguridad que fueron presentados por el IPV y no tuvieron respuesta; realmente no puedo creer que se hayan conformado con mandar una carta. La realidad es que no están dejando que funcione el Concejo. Esto es una vergüenza, una barbaridad, no tanto por el oficialismo que siempre lo hizo sino por los concejales que fueron votados como opositores y ante un llamado del Ejecutivo cambian de opinión. A partir de ahora la gente por fin se va a dar cuenta quiénes de verdad son oposición al kirchnerismo, pero es una lástima porque con estas conductas no vamos a poder sesionar hasta marzo, y realmente tenemos muchos temas de que ocuparnos de manera urgente", se extendió el edil radical.

Comentá la nota