BOCA: RODRIGO PALACIO"Tigre es más equipo que Boca"

Feliz por su regreso con gloria y con gol, Rodrigo dice que será muy difícil la final de mañana con los de Cagna. "Ellos fueron los más regulares del torneo", analiza la Joya. Y avisa: "Si salimos campeones, será justo, nadie nos podrá decir nada".
No se la cree Rodrigo Palacio. Será ese perfil bajo lo que lo hace tan querido por sus compañeros. Será esa humildad la que genera tanta admiración de la gente. Será esa cordura la que lo lleva a no sentirse todavía campeón pese al triunfo ante San Lorenzo. Será ese respeto hacia los demás lo que provoca el elogio espontáneo hacia el rival del martes. "Tigre es más equipo que Boca y San Lorenzo", dice sin doble sentido ni intenciones de mufar, como avisando que para la vuelta olímpica aún falta un paso difícil. De lo que se viene, de lo que pasó el sábado y de lo que sufrió este año, con pubialgia incluida, habló Rodri con Olé.

-¿En serio pensás que Tigre es más equipo que Boca y San Lorenzo?

-Sí. Por ahí nosotros tenemos más individualidades que te pueden hacer ganar un partido, pero Tigre como equipo está muy bien. Saben lo que tienen que hacer, ya lo demostraron a lo largo del campeonato. Es un rival duro, corre mucho y ahora van a querer aprovechar la chance que tienen de salir campeón. Además, de los tres equipos, creo que fue el más regular, el más parejito.

-¿Te diste cuenta de que hasta perdiendo por un gol son campeones?

-Sí. Pero eso no significa que el partido contra Tigre va a ser fácil. Ganarle a San Lorenzo fue lindo, pero si no salimos campeones, no va a servir de nada. Por eso digo que todavía no ganamos nada. Es la realidad.

-Pero ahora tienen una gran ventaja.

-Es relativo. Acá nadie tiene ventaja. Se habla de los arbitrajes, de lo físico, de quién llega más descansado... Estas son tres finales para ver quién es el mejor. Hay que jugar y punto.

-Si te preguntamos cómo estás, ¿pensás en tu estado anímico o físico?

-Y... pasa que en estos meses todo el mundo me preguntaba cómo estaba de la lesión. En cuanto a estado de ánimo... recontento. No esperaba entrar y hacer un gol. Convertir en un partido así y después de todo lo que la vengo luchando, es algo hermoso.

-Y en cuanto a la lesión, ¿cómo te sentís?

-Bien, mejor. Es una lesión jodida... No estoy recuperado del todo, pero al menos me permite jugar sin dolor. Hoy (ayer) tengo un poquito cargada la zona pero es normal por el esfuerzo.

-Pablo Ledesma pasó por lo mismo y admitió que se le cruzó la idea de retirarse. ¿A vos?

-No, no llegué a pensar en eso. Pero te da mucha impotencia. Un día estás bien y al otro no. Te cansa.

-¿El peor momento fue cuando quedaste afuera del superclásico?

-Es que antes de jugar con River decidí yo no seguir jugando porque no estaba bien. No le servía al equipo entrar a la cancha con dolor, dando ventaja. Decidí que hasta que estuviera bien no iba a jugar. Le metí una garra bárbara con todo el grupo médico para salir adelante. La verdad es que fueron meses feos, metiéndole doble y hasta triple turno para poder recuperarme. Me está costando pero siento que estoy saliendo.

-Hace un mes, Ischia dijo que no ibas a jugar en lo que quedaba del año. ¿Era impensado para vos estar en estas finales?

-Pasa que empecé a mejorar a partir de ahí. Y jugar estos partidos es como un premio, algo muy lindo. La verdad es que ya estaba cansado de ver los partidos desde la boca del túnel.

-¿Quiénes fueron tu sostén en tu recuperación?

-Mi familia, mi novia, mis amigos. Ellos estuvieron y están siempre. También la gente del club.

-Tu papá fue futbolista y tuvo pubialgia. ¿Hablabas con él del tema?

-Al principio. Después, llegó un momento en el que yo ya no quería tocar el tema con nadie. Imaginate... Salía de mi casa y el portero me preguntaba cuándo iba a jugar. Iba a algún lugar y los hinchas querían saber cuándo me iba a curar. Eso repercute en la cabeza.

-Dicen que también influye lo mental en esta lesión. ¿Eso te jugó en contra?

-Y... lo mental es muy importante. Pero es difícil porque uno dice "no tengo que pensar" o "me tengo que olvidar de la lesión", pero siempre estás pensando en ver cuándo va a volver a dolerte. Terminaba de jugar un partido y pensaba "seguro que mañana me va a doler". Por más que digas "no tengo que pensar en eso", inconscientemente se me cruzaba. Era imposible manejar eso y me costó. Por eso ahora me mentalizo en que tengo que disfrutar que estoy volviendo a jugar.

-Lo raro de este semestre es que jugaste poco pero hiciste varios goles.

-Sí. Pero son rachas. Eso lo tengo claro. Lo mismo que cuando me criticaban por mi definición. Yo sabía que iba a pasar. Pasa por la confianza también. Por ahí ahora tengo menos chances pero la meto seguido. Antes tenía muchas y no podía convertir.

-¿Volviste a ver el gol contra San Lorenzo?

-Sí. En la cancha no me di cuenta de que fue un gran contragolpe. Hay un gran mérito de Jesu (Dátolo) por cómo baja la pelota que le tiró Javi (García). Además, le metió un centro bárbaro a Román. Yo ahí le grité a Román que me la pasara porque vi que venía solo. Me la dejó servida y sólo tuve que definir.

-Arrancaste corriendo desde tu propia área. Menos mal que dijiste no estar entero físicamente.

-Lo que pasa es que Ischia me pidió que en los córners en contra me parara en el vértice del área, donde se ponía Figueroa. Cuando vi que la atrapó Javi, empecé a correr. Hice el gol y quedé bastante agitado, je... Físicamente no estoy del todo bien. Me doy cuenta de que me canso.

-Estaba difícil el partido. ¿Pensaste en algo cuando te tocó entrar?

-No, en nada. Estaba muy nervioso. Entré a jugar nervioso porque se vive distinto de afuera. La verdad es que tenía miedo de que se nos escapara el partido. Al final, no sufrimos mucho.

-Si dan la vuelta, ¿van a ser justos campeones?

-Sin dudas. Fue un campeonato raro, tuvimos altibajos. Pero llegamos hasta acá para definir quién es el mejor. Si salimos campeones, no creo que nadie diga nada. Va a ser merecido. Nos pasaron muchas cosas en este semestre. Lesiones de jugadores, el fallecimiento del presidente. Si salimos campeones vamos a dar una muestra de coraje y amor propio.

-¿También van a demostrar que se puede ser campeón pese a los problemas que se vivieron en el vestuario?

-Para la gente de afuera, va a quedar así. Pero ahora estamos bien, mucho mejor. Problemas hubo, lo sabemos todos. Pero se habló y se solucionó. Lo importante es que adentro de la cancha quedó demostrado que todos nos rompemos por el compañero. Afuera, cada uno tendrá su afinidad, pero todos luchamos por lo mismo.

-¿Papá Noel te va a traer tu octavo título en Boca?

-Ojalá. Sería muy lindo ganar otro título más.

-¿Y qué deseos tenés para el 2009?

-No sentir nada de la lesión, jugar seguido y volver a tener el nivel que tuve.

Comentá la nota