Boca no para de cosechar festejos.

Boca no para de cosechar festejos.
Le ganó a Racing en Mar del Plata por 2-0 y se quedó con el Pentagonal de Verano. Roncaglia y Noir hicieron los goles del equipo de Ischia. Peppino fue expulsado en la Academia.
Boca Juniors venció esta noche 2 a 0 a Racing y se consagró campeón del Pentagonal de Verano, demostrando que con titulares o con suplentes sigue marcando mucha diferencia en el fútbol argentino. Mañana, River puede ser último de nuevo si pierde con San Lorenzo.

En el inicio del partido Racing se mostró con mucha decisión, tratando de jugar en campo contrario, presionando, buscando el error del rival y de ese modo estuvo en varias oportunidades muy cerca de abrir el marcador. La chance más clara la tuvo a los ocho minutos, luego de un desborde de Leandro González por derecha, quien envió un centro bajo que tomó Pablo Lugüercio y el rebote le quedó al uruguayo Nicolás Vigneri, quien no le acertó al arco cuando todo Racing se preparaba para gritar el gol.

Con un buen trabajo de Juan Carlos Falcón en el medio manejando con criterio la pelota, Racing se hizo fuerte en campo de Boca y durante gran parte de la primera etapa rondó con cierto peligro el arco defendido por Josué Ayala. Pero la Academia comenzó a sufrir uno de sus grandes déficit, la falta de gol y también la falta de profundidad, al no tener un jugador que defina o uno que dé un pase preciso para que alguno empuje la pelota.

Cuando el partido se acercaba a la media hora de juego Boca intentó una reacción, incluso generando una situación clara en los pies de Jonatan Philippe, que contuvo bien Gustavo Campagnuolo, pero no tuvo continuidad en ataque porque sus volantes perdían más de lo que ganaban y todo se diluía lejos del área de Racing.

En el momento en que la presión de Racing dejó de ser efectiva el partido entró en la mediocridad, sin que pase nada en ninguna de las áreas. Pero cuando el primer tiempo se moría llegó la apertura del marcador: Juan Kuproviesa envió un centro, Campagnuolo calculó mal, la pelota lo sobró, pegó en el travesaño y Roncaglia, entrando por el segundo palo estableció el 1 a 0.

Demasiado castigo para Racing, que a la jugada siguiente sufrió la expulsión de Peppino. El panorama para los de Avellaneda era desolador para el segundo tiempo, porque arrancaba con un hombre menos y perdiendo 1 a 0.

Para la parte final el técnico de Racing, Juan Manuel Llop, decidió priorizar la parte defensiva, haciendo ingresar a Lucas Aveldaño por un inofensivo Leandro González. De todos modos, el equipo de Avellaneda tuvo dos chances para igualar, la primera se la negó uno de los peores árbitros del fútbol argentino, Pompei, quien ignoró una mano de Roncaglia dentro del área, y la segunda se encargó de desperdiciarla Lugüercio, quien sigue peleado con el gol.

Y para que la noche sea más negra para Racing y más redonda para Boca llegó el segundo gol del equipo de la ribera, marcado por Noir, quien dejó en el camino a un irresoluto Campagnuolo y definió con gran categoría para establecer el 2-0. El resultado no se ajustaba a las acciones de juego, pero Racing volvió a pagar caro su falta de gol y Boca demostró la contundencia necesaria para ganar el partido y consagrarse de esa manera campeón del torneo pentagonal de verano.

Comentá la nota