Con la Boca cerrada.

Un doble de Edwards a 5s del cierre le dio al Xeneize el tercer triunfo con Duró de DT en cuatro fechas: 94 a 93 de visitante.
El invicto de Peñarol en esta segunda fase quedó sepultado anoche en el Poli. Justo antes del clásico, un ex Quilmes lo dejó mudo. Edwards metió un doble a 5s del final para darle un triunfazo a este nuevo Boca, que con Duró de técnico sumó el tercer triunfo en cuatro fechas. En un partidazo, el Xeneize gritó otra vez y sigue subiendo con el 94-93.

El primer tiempo fue atractivo y atípico por el alto goleo. En el inicio los dos regalaron muchos espacios en defensa. Boca dañó desde afuera con su puntería (5-11 triples en el cuarto) y Peña replicó con un Malara picante (11 tantos). Legaria, que superó a Rodríguez, lo cerró con un doble a 1 décima. En el segundo parcial, la visita sacó ventajas porque Edwards (15 en el PT) fue más que Jackson. El Xeneize se alejó 47-40, pero dos pérdidas (Espil y Aguirre) más una antideportiva de Fernández le permitieron al local estampar una ráfaga de 9-1 y pasar al frente 49-48 a los 8m40s. Una bomba del Penka les devolvió el comando a los porteños.

En el tercero, nada fue igual. Con el regreso de Malara, el Milrayitas le bajó el goleo al rival dejándolo en 14. Además, Johnson apareció con cinco tantos. Sacó siete a falta de 2m pero Boca niveló al final.

Parecía que la visita lo ganaba porque a 3m del cierre se imponía 86-80 con un gran Bortz. Allí surgió Jackson con ocho puntos y Peña se escapó 83-80. Pero Muruaga se equivocó al cortar rápido a Espil, que hizo los libres. Luego, Rodríguez la perdió y Edwards clavó la puñalada. Muruaga falló al final.

Comentá la nota