BOCA: CARLOS ISCHIA / TOMA MATESensación térmica

El Pelado bajó los 100 grados a los que se vive la definición del torneo. Apareció con un termo para desdramatizar la interna y consideró que "es justo" que tenga que irse si no es campeón.
Vamos a hacerle propaganda a Lumilagro. El que necesita agua, hay agua...

El entrenamiento en la cancha principal de Casa Amarilla había terminado hacía casi una hora. Carlos Ischia ya estaba bañado y cambiado, listo para comer el asado. Al mismo tiempo que la prensa accedía al hall en el que se realiza la conferencia, salió del vestuario y ocupó su posición frente a las cámaras. En su mano derecha no llevaba una botellita de agua, ni una bebida isotónica. Lo que tenía era un termo, justo en la semana en la que el termo, el agua caliente y el mate habían sido una muestra más de la temperatura que hay en Boca puertas adentro.

El momento de tensión que se vivió el sábado pasado en el vestuario, cuando un colaborador del club le llevó agua caliente a un grupo que tomaba mate ahí dentro y no a otro que lo hacía en la utilería, repercutió en Ischia y por eso el miércoles se paró delante de sus jugadores y les pidió que evitarán exponerse. Al día siguiente, el que tomó la palabra fue Riquelme, uno de los involucrados en toda esta interna, y su mensaje fue claro: "Basta de puterío". Y ayer, en su frente a frente con los medios, el DT eligió el humor y la ironía.

"¿Cuándo me ves mal a mí? Cuando no me da bola mi jermu", comentó apenas se sentó delante de los micrófonos. "Hice tres goles ayer y hace un año y medio que no jugaba. ¿Contra quién? Con unos viejos que no se pueden ni mover...", agregó, y se río cuando dos periodistas de canales deportivos se pelearon al aire. "Hay internas dentro del periodismo", dijo uno de los involucrados en la disputa (ver Internas...). "No, ¿en serio?", preguntó el técnico. Y antes que nada, aclaró lo del termo. "¿Quieren agua caliente? Acá hay agua caliente...", bromeó para evitar profundizar en la interna del plantel.

-En la semana les pediste a tus jugadores moderación en las declaraciones para evitar polémicas...

-Lo que hablo no se los comento a ustedes, queda adentro del vestuario. Al menos de mi parte...

-¿Te preocupa que se hable más de eso que de fútbol?

-Ya es costumbre.

El buen humor permanente de Ischia resultó una salida elegante a un tema espinoso como la relación del grupo que conduce, un efectivo método para descomprimir, dejar escapar el vapor y hacer descender la temperatura. Justo a horas de los 90 minutos más importantes de su carrera. Puede salir campeón, entrar en la historia grande de Boca y seguir. Puede no salir campeón e irse. Puede llegar a tener que jugar una final, un triangular y hasta un cuadrangular.

-¿Pensás que habrá desempate?

-Esperemos que no, que ganemos y no lo necesitemos. Si hay, lo tendremos que afrontar.

-¿Y estás preparado?

-Uno tiene que estar preparado para todo, más en este campeonato que tuvo muchos cambios. Arrancamos bien, nos caímos, llegamos a estar arriba. Quiero decir que si llegamos los tres así es porque todos en algún momento hicimos cosas buenas y cosas malas. Pero lógico que no quiero que termine con un resultado en contra.

-¿Cómo te sentís en estos momentos?

-Y... contento, peor sería estar a cuatro puntos y no tener nada... Por ahí, de estar a cuatro puntos ya no estaría, pero... Lo ideal es pelear hasta el final y en la última fecha tener chances de ser campeón.

-La palabra final sobre tu continuidad la tendrán los dirigentes, ¿pero cuál es tu evaluación?

-Cuando termine el año la haré, ahora no puedo.

-¿Y es justo que tu continuidad dependa de un resultado positivo?

-En Boca sí es justo, seguro que sí.

-¿Por qué justo?

-En Boca es así.

Ischia hizo una pausa y, cuando se le venían repreguntas sobre la justicia o injusticia sobre su continuidad, empezó la retirada. "¿Listo?", preguntó a la vez que salía de atrás del escritorio. Y cuando estaba por meterse en el vestuario, dio marcha atrás: "Ah, me olvidaba el termo".

Comentá la nota