El bloquismo sigue con el PJ.

Lo resolvió la Convención por amplia mayoría. Conti, que se opone, dijo que no irá por afuera.
Finalmente, no hubo sorpresa. La conducción bloquista ganó la pulseada y la Honorable Convención resolvió por amplia mayoría que el partido vuelva a constituir, como en 2007, un frente electoral con el justicialismo para el 28 de junio. La cúpula partidaria obtuvo 61 votos contra 29 del sector que lidera Enrique Conti, que se oponía a renovar la sociedad. Ahora resta saber oficialmente qué lugar en la lista de candidatos ocupará el bloquismo en el Frente para la Victoria, aunque se especula que será el tercero. Había incertidumbre por una eventual decisión del ex intendente de la Capital ser candidato por fuera de la estructura orgánica, pero ayer lo descartó rotundamente y en el armado opositor no hay cambios.

La sede bloquista estuvo repleta de dirigentes y militantes y no cesaron los llamados de teléfono y los mensajes de texto desde la oposición y el oficialismo provincial que querían saber el resultado de la votación. Todo, a raíz de que que el bloquismo definía mucho más que su propio destino electoral. Se ponía en juego el liderazgo del partido y de su alineamiento dependía el equipo que llevará a las urnas el Frente para la Victoria y la posibilidad de cerrar con la UCR una alianza opositora.

En la Honorable Convención se escucharon opiniones de distinto tenor a favor y en contra de ir con el PJ. Pero las más esperadas eran las de Conti y el presidente del partido, Edgardo Sancassani, los referentes de las dos fracciones que ayer midieron fuerzas. Repitieron los argumentos que venían dando públicamente, lanzaron duras críticas y pasaron factura (Ver pág 3).

Sancassani es junto al presidente de la Convención, Leopoldo Alfredo Bravo - está en Rusia cumpliendo sus funciones de embajador- el principal promotor de la alianza con el PJ y ayer apeló a su carta más fuerte para ganar voluntades. Aseguró que el giojismo les garantizó "un lugar expectante en la lista de candidatos" y aunque no dijo cuál, en su entorno filtraron que seguramente será entre los tres primeros.

Conti reconoció haber sido impulsor del frente con el giojismo en 2007, pero advirtió que se equivocó y pidió apoyo para ponerle fin a esa sociedad. Dijo que el partido tiene que moverse a la oposición "para ponerse de pie" con vistas a 2011 y aseguró que "una candidatura a diputado nacional no va a cambiar en nada la vida del bloquismo".

Hasta hace poco se daba por descontado el triunfo de la conducción, pero en los últimos días hubo dudas por la embestida del sector contista por dar vuelta la tendencia. Sin embargo, más del 60 por ciento de los convencionales ratificó el liderazgo partidario y aprobó ser parte del Frente para la Victoria.

La contracara de los festejos del final fue Conti, que se marchó casi sin hablar con la prensa. La único que dijo sirvió para descartar futuros armados en la oposición. Aseguró que no será candidato por otra fuerza o por un frente opositor.

Antes, en el medio de la acalorada disputa apareció la figura de Bravo. Conti lo calificó de "hermano", pero dijo que "no puede pensar que por tener un apellido conocido se va a bajar del avión y decir quiero ser gobernador". Sancassani tildó de "autodestructor" a Conti y aseguró que los que se dicen amigos de Bravo "no son amigos leales".

Comentá la nota