Un "blooper" de Economía: dio por levantado el embargo

El secretario de Finanzas habló de que el juez Griesa había "retrotraído la medida".
La ansiedad es mala consejera. Ayer lo pudo comprobar el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, quien cerca de las dos de la tarde anunciaba, ante agencias de noticias internacionales, que el juez de Nueva York Thomas Griesa había levantado el embargo sobre la cuenta del Banco Central donde permanecen congelados 1,7 millón de dólares.

El anuncio causó sorpresa en todo el mundo, una mini-disparada de precios en los mercados de bonos y acciones pero también fue utilizado por Martín Redrado para tomarse una pequeña venganza de sus "enemigos" de Economía.

La secuencia de este gran equívoco fue así:

Cerca de las 14 de ayer, Lorenzino dialogó con periodistas de agencias de noticias internacionales. Les comentó que el juez Griesa "en concreto retrotrajo el status quo respecto de las cuentas del Banco Central al estadio previo al embargo, lo cual es muy distinto a lo que salió en algunos medios respecto a una eventual ampliación de la medida". Y siguió: "Lo que hizo fue dar de baja la medida por unos días hasta que las partes lleguen a un acuerdo respecto a cómo implementarla".

El primer cable que consignaba esas declaraciones, de la agencia internacional Dow Jones, llegó a las pantallas de los operadores financieros cerca de las 14.30 y provocó una aceleración en la suba de precios que se estaba registrando en ese momento y que, atenuada, se mantuvo hasta el cierre de los mercados.

Pero no más de una hora después apareció en escena Martín Redrado, quien por el canal de noticias TN explicaba que no había ningún cambio y que el embargo seguía. Luego, chicaneó: "Hay que ser muy cuidadosos con lo que dicen los funcionarios públicos, porque nuestros argumentos pueden ser utilizados por los abogados de los demandantes".

Lo concreto es que Lorenzino tuvo que salir a aclarar los tantos, luego de algunas nerviosas discusiones en el quinto piso de Economía, donde está el despacho de Amado Boudou.

Así, luego del cierre de los mercados, Lorenzino comunicó que "la medida adoptada por Griesa sigue vigente", y aclaró que "en este momento rige un plazo en el que las partes tienen que presentarle al juez una forma consensuada de operativizar la medida".

En un ambiente muy sensibilizado por la inesperada crisis que estalló a principios de enero, se llegó a decir que las palabras de Lorenzino no fueron inocentes y se usaron para impulsar la suba de las cotizaciones.

Lorenzino está en un rol exigente. Tiene que salir a poner la cara ante los "holdouts", los bonistas a los que se está intentando convencer para que acepten la oferta de canje que el Gobierno insiste en llevar adelante el mes próximo.

Comentá la nota