Blejer puso en duda su eventual asunción

Antes quiere que se defina el uso de las reservas
Como en una comedia de enredos, después de varias idas y venidas y declaraciones cruzadas, a última hora de ayer parecía claro que la posibilidad de que Mario Blejer suceda a Martín Redrado en el Banco Central (BCRA) es más una expresión de deseos del Gobierno que una realidad.

Pese a que el ministro de Economía, Amado Boudou, declaró apenas se difundió el decreto de remoción de Redrado que "Blejer va a ser el presidente del Banco Central", e incluso aseguró que se había comunicado con el economista a Europa, fuentes cercanas a Blejer -que volverá el lunes de Francia- lo desmintieron: "Nadie lo ha llamado ni tampoco ha aceptado ningún cargo".

Es más: desde el entorno de Blejer dejaron trascender que el economista habría puesto como condición para aceptar el cargo que la administración interna del BCRA, a cargo de Miguel Angel Pesce, hiciera antes parte del trabajo sucio. En otras palabras, que llevara adelante la constitución del Fondo del Bicentenario, la medida que disparó la crisis en la relación de la Presidenta con Redrado.

Por ello, si bien Boudou moderó más tarde sus declaraciones, no abandonó la idea: "Blejer va a llegar al país la semana que viene y vamos a seguir charlando. Para nosotros es él el nuevo presidente del Banco Central". Desde el punto de vista del Gobierno, Blejer tiene varias ventajas: por un lado, cuenta con la aprobación de los mercados, algo clave en un momento en que se está por lanzar el canje de deuda. Por el otro, también comulga con muchas de las ideas del kirchnerismo.

Para el mercado, Blejer es un "hombre conocido", al que ya se lo pudo ver actuar como presidente del BCRA en 2002, durante la administración de Eduardo Duhalde, por lo que no genera el temor o la incertidumbre que podrían provocar otros candidatos.

El economista, que en la actualidad es director del Banco Hipotecario -puesto en el que aún debe ser confirmado por el BCRA- y de YPF, tiene además un perfil técnico que le genera respeto entre sus pares. En su currículum se destaca su paso como director del Banco de Inglaterra y, por sobre todo, sus 21 años (1980-2001) como consultor en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero, a lo largo de la gestión kirchnerista, su nombre vino sonando cada vez que se abrió un cargo tanto en el Ministerio de Economía (unas cinco veces) como en el BCRA, y lo cierto es que nunca terminó ocupando ninguno. Así, quedan muchas dudas de que esta vez vaya a aceptar. Y si bien en el Gobierno no se resignan, ya estarían pensando en un posible plan B en el caso de que Blejer no acepte.

Ayer trascendió que la presidenta Cristina Kirchner se reunió con el presidente de la Anses, Diego Bossio. Muchos en la City lo ubican en el podio entre los posibles candidatos a sucederlo a Redrado, de no aceptar Blejer el cargo. Con menos fuerza suenan también los nombres de Mercedes Marcó del Pont, Roberto Feletti, Sergio Chodos y Gabriela Ciganotto.

Comentá la nota