Blanqueo con guiño al FMI

Blanqueo con guiño al FMI
Hoy dan a conocer la Encuesta Permanente de Hogares, oculta desde 2007. Mide la distribución del ingreso. Era un pedido del Fondo para acordar.
El INDEC difundirá hoy las bases de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), que estaban descontinuadas desde 2007. El anuncio se enmarca en la estrategia del ministro de Economía, Amado Boudou, de limpiar la imagen del instituto. El titular del Palacio de Hacienda tiene una razón de peso: intenta transparentar las estadísticas públicas, una de las exigencias del FMI para acordar y así acceder a financiamiento internacional. La divulgación de esta información no implica que vayan a cambiar los datos de pobreza y empleo que ya se publicaron.

"Vamos a cumplir con lo que prometimos, que es volver a poner a disposición del público la base de datos de la EPH", aseguró el Director Técnico del INDEC, Norberto Itzcovich, en una conferencia de prensa en el Ministerio de Economía. Boudou manifestó que esta divulgación "es muy importante porque más allá de la información en sí, trata de seguir cumpliendo con los compromisos asumidos". El director de la EPH, Claudio Comari, también participó del encuentro.

El INDEC dejó de publicar las bases de la EPH en el segundo trimestre de 2007. Así, imposibilitó que investigadores y consultores realizaran análisis más complejos sobre la situación de pobreza, empleo y distribución de la riqueza en el país porque sólo contaban con los informes de prensa. Itzcovich había amagado con difundir las bases en más de una ocasión; el 11 de septiembre aseguró que "en 40 días estará disponible en internet, para todos los usuarios, la base de la EPH".

La estrategia para normalizar la situación del INDEC se enmarca en la intención del Gobierno de acceder a los mercados internacionales de crédito. La Argentina tiene pendiente autorizar al FMI para que realice una evaluación sobre la economía del país. Si esto no se lleva a cabo, los financistas aseguran que se obtendrán tasas más desfavorables. Ante este programa para sincerar los números, los últimos informes de la inflación difundidos por el organismo se aproximan cada vez más a los cálculos privados.

El Poder Ejecutivo resolvió por decreto crear el Consejo Académico para evaluar la situación del INDEC. La semana pasada trascendió que los representantes de la UBA, la Universidad de Rosario, de Mar del Plata, Tres de Febrero y Tucumán no estaban satisfechos con la información brindada por el cuestionado organismo. "La presión debe haber ayudado", aseguró un representante del Consejo y agregó que "fue uno de los puntos donde se hizo especial hincapié". Los académicos le entregarían a Boudou el segundo informe con los avances entre el 14 y el 17 de diciembre.

Tanto Itzcovich como Comari justificaron la decisión de no publicar las bases por más de dos años "porque tenían inconsistencias y se las trabajaba mal". Los funcionarios explicaron que tuvieron que corregir muchos huecos que presentaba el informe. El director de la EPH manifestó que había errores en el tratamiento de los ingresos y que las muestras no respetaban la relación entre niños, adultos y ancianos. Sin embargo, a pesar de estos cambios, no se modificarán los índices de pobreza e indigencia ya publicados.

Habrá cambios en la canasta básica

"Estamos revisando la metodología de la línea de pobreza", aseguró Comari y confesó que la canasta básica que se utiliza para medir estas tasas "sólo sirve para mantener el pulso". En el INDEC tienen pensado modificar la composición de los alimentos que integran la canasta básica. También evalúan realizar modificaciones para considerar los distintos beneficios que reciben las personas por parte del Gobierno. Con la actual metodología no se contempla que una persona reciba una bolsa de comida, o que le regalen los medicamentos. Asimismo, se pretende recolectar información en centros urbanos menores a las 100 mil personas. Itzcovich volvió a defender que en el índice de la inflación ya no se publiquen los precios promedio a pesar de que en muchos países del mundo se difunden.

Comentá la nota