El blanqueo de capitales también genera rechazo en ex aliados del Gobierno

Vilma Ibarra dijo que la Casa Rosada impulsa la medida "para recaudar"; además, opinó que la moratoria impositiva "es una amnistía encubierta"
El rechazo al paquete anticrisis que la Casa Rosada quiere ver convertido en ley antes de fin de año amplía sus fronteras. A los cuestionamientos de las fuerzas opositoras se sumaron los de Vilma Ibarra, parte del grupo de legisladores que rompieron su alianza con el kirchnerismo en los últimos tiempos.

La diputada por Encuentro Popular y Social fue particularmente dura con dos de los ejes de la iniciativa que impulsa el Gobierno y que ayer inició su recorrido parlamentario en la Cámara de Diputados: el blanqueo de capitales y la moratoria impositiva. Y lo hizo con argumentos similares a los que suelen exponer la UCR, la Coalición Cívica y Pro.

Sólo para recaudar. "Plantear un tipo de blanqueo [de capitales] de estas características con fines recaudatorios es de muy difícil explicación. Pagando el 8 por ciento uno declara lo que tiene el exterior y esa plata queda blanqueada, o sea que ni siquiera es para repatriar, es solo para recaudar el 8 por ciento", arremetió en declaraciones a radio América.

No se detuvo allí. "Que tan fácilmente se pueda blanquear dinero no solo de la evasión, sino de otro tipo de ilícitos más graves pone a todos en una situación de enorme alerta para rechazar esta ley", añadió.

Impunidad. Con la misma dureza, Ibarra cuestionó la moratoria impositiva y tributaria que, de aprobarse la ley, regirá por dos años. "La Argentina es un país enfermo de impunidad. No hay posibilidad de construir conducta tributaria en un país que cada siete años tiene una moratoria de estas características. Todo el mundo considera que las tasas más baratas y la mejor forma de financiarse en este país es la evasión", arremetió.

En este punto, describió el perdón fiscal como "una amnistía claramente encubierta" y alertó sobre el cierre de investigaciones judiciales que podría derivar de la medida. "Dudo de las moratorias de estas características. Termina resultando más barato evadir y financiarse del dinero de la evasión porque luego después paga a tasas del 6 por ciento", concluyó.

Comentá la nota