Blanqueo de capitales: EE.UU. pide que se respete la Ley Antilavado

El embajador de los EE.UU. en Argentina, Earl Wayne, admitió que "se sigue con atención" el proyecto para repatriar capitales. El Gobierno volvió a negar que la medida tenga como objetivo "proteger a quienes tienen causas penales".
En plena transición presidencial en Washington, el Gobierno de los EE.UU. pidió que el proyecto de blanqueo de capitales, con el que la administración de Cristina Kirchner busca promover la repatriación de activos financieros colocados en el exterior, "respete desde el primer instante lo establecido por la Ley Antilavado de Dinero".

En declaraciones a una agencia de noticias que fueron ayer reproducidas por distintos portales de los diarios, el embajador estadounidense Earl Anthony Wayne reconoció que en su país "se sigue con atención" el tratamiento del proyecto anticrisis que anunció la Casa Rosada.

"Confiamos que ante una eventual repatriación de capitales, se respete desde el primer instante lo establecido por la Ley Antilavado de Dinero", sostuvo el diplomático.

El asunto es de altísima sensibilidad para los EE.UU. en la agenda bilateral. A fin de año, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que crearon los EE.UU. y Europa y está bajo el paraguas de la ONU, deberá evaluar si la Argentina cumple con los estándares internacionales de lucha contra el lavado o si merece una sanción.

El diplomático además enfatizó que espera que el Gobierno "actúe como socio" de su país en la lucha contra estas actividades ilegales.

Consultada ayer por Clarín, Mara Teckas, la vocera de la embajada, sostuvo que los dichos de Wayne "no son una advertencia, sino una declaración del embajador acerca de que la Argentina y los EE.UU. son buenos socios en el GAFI".

-¿Siguen con atención el proyecto de Ley?

-Sí, como que no, el lavado de dinero es siempre un tema importante para nosotros-

El proyecto de la polémica comenzará a discutirse en la Cámara de Diputados, donde hoy asistirán el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el titular de la AFIP, Claudio Moroni.

Ayer, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, afirmó que si es necesario, van a "corregir" el proyecto con nuevas medidas económicas. El funcionario también subrayó que la iniciativa no tiene "ningún objetivo de beneficiar a aquellos que tengan causas penales" en la cuestión de repatriación de capitales, como tampoco "proteger la corrupción, como se dijo por ahí".

En cambio, Randazzo indicó que "el objetivo es que quienes en su momento no confiaron en el país y depositaron sus ahorros bien ganados en el exterior puedan traerlo a la Argentina para incentivar la producción".

La iniciativa prevé dejar de lado las preguntas sobre el origen de ese dinero siempre que se destine a la producción. Lo que mira el Gobierno es que, si su objetivo se cumple, habría más actividad económica y, por lo tanto, mayor recaudación.

El anuncio del blanqueo de capitales se hizo en el contexto de un paquete de otras decisiones que apuntan a reducir el impacto de la crisis internacional. Además se anunció una moratoria impositiva y laboral y la creación del Ministerio de la Producción.

Según cifras del Ministerio de Economía correspondientes al primer semestre de este año, los argentinos tienen en el exterior aproximadamente 123.700 millones de dólares.

Según datos de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), el organismo que en la Argentina tiene la facultad de seguir estas causas, entre 2002 y el año pasado se investigaron 2.851 casos de movimientos sospechosos de divisas, de los que 165 se transformaron en causas judiciales, aunque aún no hay ningún caso de condena por este delito.

En los últimos meses, el propio Wayne confirmó que trabajó junto al Ministerio de Justicia para prevenir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Comentá la nota