El blanco, clave en la derrota de Aníbal

El blanco, clave en la derrota de Aníbal

Con María Eugenia Vidal ya consagrada como la persona que dirigirá los destinos de los bonaerenses, los números reflejan un importante corte de boleta en toda la provincia de Buenos Aires, destacándose el voto en blanco en la categoría Gobernador.

En la categoría presidente, se impone la fórmula Scioli-Zannini con el 36,84 por ciento de los sufragios, dejando en segundo lugar a la dupla Macri-Michetti con el 33,17 por ciento. El tercer puesto es para Massa, con el 22,39 por ciento de los sufragios.

Aquí, o sea en la categoría presidente, el voto en blanco fue de apenas el 2,32 por ciento. El número por sí solo no llama la atención. Esto hasta que se compara con el voto en blanco en la categoría Gobernador, que alcanza el 7,60 por ciento.

La primera deducción que se realiza es que fueron muchos los votantes que metieron la boleta de Scioli pero no votaron a nadie para la Provincia. Le hicieron el "ole" a Aníbal Fernández, quien vale recordar ya había presentado sus Gabinetes de Asuntos Agrarios e Industria.

Aquí, dejando de lado los blancos, a diferencia de "presidente" el triunfo fue, como es sabido, para Cambiemos, de la mano de María Eugenia Vidal, con el 39,76 por ciento de los votos y el segundo lugar fue para Aníbal Fernández, con el 34,88 por ciento de los sufragios.

Desde temprano, en muchas mesas de todo el territorio bonaerense se hablaba de la aparición en los cuartos oscuros de la "boleta corta" del jefe de Gabinete. Por supuesto, no era corta. Era cortada. Seguramente muchos de esos cortes habían sido votos de Julián Domínguez.

Coment� la nota