Blair dijo que siempre quiso atacar a Irak

El ex premier reconoció ayer que la búsqueda de armas de destrucción masiva fue sólo una excusa. El líder laborista enfrenta una investigación por el rol de Gran Bretaña en la guerra.
El ex primer ministro británico Tony Blair afirmó ayer en una entrevista transmitida por la cadena de noticias BBC, que su país habría apoyado la invasión de Irak incluso de haber sabido que Saddam Hussein no tenía armas de destrucción masiva. "Aun así me habría parecido bien para destituirlo. Por supuesto, tendríamos que haber utilizado y desplegado argumentos diferentes sobre la naturaleza de la amenaza. No puedo pensar que estaríamos mejor con él y sus dos hijos todavía en el poder", señaló Blair.

El dirigente laborista debe comparecer a principios del año que viene ante una comisión de investigación oficial que busca dilucidar responsabilidades sobre la invasión a Irak y la estrategia adoptada en la guerra contra el régimen de Hussein en 2003, cuando dirigía los destinos de su país. Ayer, en la entrevista, justificó su postura de aliarse con el presidente estadoundiense George W. Bush y el entonces jefe de gobierno español, José María Aznar. "Era la noción de Saddam como amenaza para la región, de la que obviamente formaba parte la elaboración de armas de destrucción masiva. Durante doce años Naciones Unidas estuvo siguiendo este tema y Hussein llegó a utilizar armas químicas contra su propio pueblo. Por eso, tuvimos este dato en mente", agregó Blair.

Durante la invasión y los años siguientes, 185 soldados británicos y civiles vinculados a las Fuerzas Armadas perdieron la vida en Irak. El ex primer ministro británico aseguró que entiende que los familiares de los soldados caídos lo culpen de su dolor, pero insistió en que pueden estar orgullosos de su sacrificio. "Hay padres que se sienten muy furiosos y resentidos y creen que la guerra no valió la pena. Pero también es importante entender que muchos de los que están en las Fuerzas Armadas suelen estar orgullosos de lo que sus hijos han hecho y orgullosos de la causa por la que lucharon", apeló Blair.

En otro extracto de la entrevista con el canal británico, el ex premier –cuyo nombre sonó como posible primer presidente de la Unión Europea hasta hace algunas semanas– se refirió a la importancia de su fe cristiana y explicó por qué no se convirtió al catolicismo hasta después de haber dejado el poder en 2007. "Quizás debería haberlo hecho, pero sinceramente, se tiene tanto lío cuando uno es primer ministro y hay tantos asuntos que tratar, que realmente te preguntas si vale la pena añadir el tema de la iglesia Católica contra la iglesia establecida. Entonces tenía ya suficientes polémicas con las que lidiar", detalló.

Comentá la nota