Biolcati ironizó sobre la marcha que hará la CGT

Biolcati ironizó sobre la marcha que hará la CGT
El titular de la SRA atizó el fuego que quema a oficialismo y oposición. Rechazó que quiera, junto a otros dirigentes, desestabilizar al Gobierno.
A Hugo Biolcati le encanta atizar el fuego. El mandamás de la Sociedad Rural desmintió este miércoles que su sector busque desestabilizar el gobierno de Cristina Kirchner, sostuvo que el "clima de crispación" es promovido por el kirchnerismo y rechazó la marcha pro K que hará la CGT. Lo hizo al advertir que "no está claro qué buscará" Hugo Moyano y sus aliados el próximo 20 de noviembre. "¿Defender la soberanía contra quién? ¿Contra la invasión norteamericana?", ironizó.

El empresario agropecuario se refirió así a la decisión de la central obrera que conduce Hugo Moyano de llamar ayer a una concentración la semana venidera en "respaldo al orden constitucional" -frente a un presunto clima desestabilizador que dijo ver en el país-, y para contribuir a preservar "el sistema democrático".

En declaraciones radiales, el dirigente manifestó su "enorme preocupación" al "ver cómo crece el estado de crispación" en la Argentina, y advirtió que ese escenario es "alimentado desde el mismo Gobierno con esto del clima destituyente y demás". "Es increíble cómo realimenta esa sensación y va provocando este círculo vicioso", alertó.

Biolcati rechazó también las voces oficialistas que apuntaron contra la Sociedad Rural Argentina al intentar buscar responsables del presunto accionar desestabilizador. "Al contrario, estamos para fortificar las instituciones", aseveró, e insistió en que el campo de ninguna manera aspira a generar un "clima de destitución". El ruralista se lamentó: "Si uno piensa en contra, pasa a ser destituyente".

El empresario se pronunció a favor de que la sociedad se tranquilice, se avance en un clima de concordia y se abandone la "crispación por la crispación misma". "A la vez que crece la crispación, crece una conciencia cívica de la gente de la necesidad de volver a las instituciones, de volver a un clima de convivencia", reflexionó, aunque admitió que "lo difícil es cómo hacerlo".

LA CALLE ES K O NO ES. Justo en el momento en que la conflictividad social tiene como protagonistas a sectores que no reportan al kirchnerismo, Hugo Moyano volvió a demostrar su alineamiento incondicional con el gobierno nacional. La CGT anunció ayer que en diez días encabezará una movilización hacia Plaza de Mayo para respaldar el "orden constitucional" y "el proceso demócratico".

El consejo directivo de la central decidió que el viernes 20 de noviembre, en el día de la Soberanía Nacional, retornará a las calles para hacer una demostración de fuerza y ratificar que, pese a la crisis de representatividad que lo carcome, el sindicalismo oficial aún es uno de los dos pilares esenciales sobre los que asienta la gobernabilidad el kirchnerismo. El otro lo constituyen los intendentes del conurbano bonaerense.

"La CGT expresará ese día el deseo de garantizar el proceso democrático. Ningún reclamo puede ubicarse por encima del orden constitucional", afirmó el secretario general del sindicato de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, durante la conferencia de prensa que ofreció ayer.

La convocatoria de los gremios alineados con Moyano se basa exactamente en la misma lectura que hace el Poder Ejecutivo de la situación actual y cuenta con el impulso del matrimonio presidencial. Anteayer, Cristina Fernández de Kirchner aseguró que existen situaciones "amplificadas" y "provocadas" que pretenden llevar adelante un plan de "desestabilización". También ayer, el PJ nacional que ungió nuevamente a Néstor Kirchner como presidente, anunció que irá a la Plaza de Mayo el 20.

Comentá la nota