Biolcati, en el Este: "Cristina a veces dice cosas que dan miedo"

El hombre fuerte de la Sociedad Rural asegura que no es el momento de los cortes de ruta, pero sigue atacando con dureza al Gobierno nacional.
Para salir bien en la foto, Hugo Biolcati escucha las indicaciones de su hija. Mientras tanto, espera novedades de Buenos Aires y su mujer lo presiona para ir a hacer bicicleta. El presidente de la Sociedad Rural e integrante de la Mesa de Enlace se escapó tres días a Punta del Este para participar de un encuentro familiar pero aprovechó la ocasión para sentarse a hablar con PERFIL con el mar de fondo, en plena negociación con el oficialismo.

El jueves, el Gobierno nacional buscó la manera de desactivar una bomba que ya conoce: las protestas del campo. Cristina anunció una nueva línea de créditos subsidiarios para enfriar la situación de los productores trigueros; sin embargo, desde las instituciones agrarias creen que otra vez los anuncios se quedan "a mitad de camino". "Nosotros esperamos y después nos vamos a reunir para saber en qué línea seguir", aseguró Biolcati. "La situación del campo no da para más. Siempre tenemos un problema entre las manos. Problemas permanentes que nos explotan en la cara periódicamente", explicó el hombre fuerte de la Sociedad Rural.

—Todo indica que no le dieron tregua al Gobierno... ¿Cuáles son las urgencias?

—No hay mercado, no se puede colocar, no se puede vender y no porque en el mundo no haya interés en el trigo, sino por las medidas que se han ido tomando, que han colocado al productor en una situación de indefensión que si no lo regala, malvendiendo o rematándolo, no tiene cómo colocarlo, y aun rematando, encuentra poca gente que se lo lleve y se lo compre. En una situación como ésa no da para descansar, es una explosión que necesita soluciones inmediatas.

—¿Hay expectativas de que la situación mejore?

—La situación viene mal, empeorando, y no se ven perspectivas de solución. De nuevo, hay grandes oportunidades en el mundo y nosotros estamos cada vez peor. Hay que escuchar a la Presidenta diciendo que rompimos récords de exportación y consumo, pero nadie le explica que eso ocurre porque nos estamos comiendo las máquinas de producir.

—¿Aprendió a escuchar el Ejecutivo?

—No sólo no aprende porque no escucha, sino que ni siquiera transita. Vive en una burbuja, como un autista. Han avanzado y han deteriorado aún más las instituciones. Hay avances permanentes sobre los sectores que empeoran la producción. Ni aprendieron ni hay meseta. Estamos en un camino muy difícil, de muy difícil concertación. Hay un empecinamiento donde se declara que uno es enemigo, y a otra cosa. Nada de lo que se diga vale.

—¿Hace una autocrítica de las frases que usted dijo, que el Gobierno cataloga como destituyentes?

—Sin duda nos falta gimnasia, profesionalismo, al expresarnos en una tribuna. Yo soy tambero, Llambías es ganadero, Garetto es agricultor, Bussi también. No somos gente entrenada para esto y uno, en el fragor de una tribuna, dice cosas que no debería decir, pero no quieren decir lo que parece, son frases desafortundadas.

—¿Cristina tiene que renunciar?

—No es nuestra idea. Este gobierno tiene que terminar su mandato. Si acá hay alguien que atenta contra las instituciones, es el matrimonio Kirchner, y eso no parece que fuera a cambiar. Nosotros lo que realmente queremos es que el Gobierno termine su mandato en paz, se haga responsable y pueda corregir sus errores, y que en estos dos años entre en razones; lo dudo, pero es lo que nosotros queremos.

—La Presidenta dijo que Cobos pretende que se vayan antes...

—A Cristina la respeto mucho pero la verdad es que a veces dice cada cosa que da miedo. Si nosotros decimos macanas, a veces Cristina dice cosas peores.

—¿A quién votaría en 2011?

—No tengo la menor idea. Me parece que los candidatos no han madurado en sus posiciones como para abrir un juicio sobre eso.

—Es lógico pensar que el campo apoyaría a Cobos...

—Nosotros valoramos mucho la actitud de Cobos pero por lo pronto la enmarcamos en el contexto que se dio. Cada uno de los senadores que intervino tiene el mismo mérito. De ahí a que nos embanderemos políticamente con Cobos es otra cosa.

—¿Volverían a las rutas?

—Es muy difícil que suceda. Son momentos de la vida, uno no pude vivir sobre las rutas. Tendría que haber una provocación muy grande que genere una estampida de la gente. Pero no es lo que está sucediendo ni como se encara este año. Este año se encara más por el lado de la discusión. Las rutas no deberían ser el camino.

—¿Cree que Kirchner puede ganar en 2011?

—No. Yo creo que por la misma soberbia no conocen lo que piensa la gente, no se bajan del helicóptero. Si uno los vive escuchando, se cree cualquier cosa. Me parece que es parte de lo mismo.

Comentá la nota