El bioetanol abre nuevos horizontes a la industria azucarera

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó ayer la reglamentación de la Ley de Biocombustibles. A partir de 2010, los ingenios de nuestra provincia proveerán de alcohol a las petroleras.
"Es como conseguir petróleo en nuestra tierra". Con esa frase, el gobernador José Alperovich resumió la importancia que tiene para la agroindustria tucumana la puesta en marcha de la Ley de Promoción del Bioetanol, que ayer fue reglamentada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Durante un acto, realizado en la sede del Ministerio de Economía y Planificación, del cual participó el Mandatario tucumano, la Jefa de Estado firmó las cinco resoluciones que permitirán aplicar la norma. La misma establece que, a partir de 2010, las petroleras estarán obligadas a mezclar con las naftas un cinco por ciento de bioetanol (alcohol) extraído de la caña de azúcar. La medida, entre otros beneficios, les asegurará a las provincias que cultivan caña de azúcar (Tucumán, Salta, Jujuy, Chaco, Formosa, Misiones y Santa Fe) una producción del 20 por ciento de la demanda total del biocombustible en el mercado interno, con unos 300 mil metros cúbicos por año. Para ello, los ingenios azucareros deberán invertir cerca de 500 millones de dólares, de los cuales 200 millones corresponderían a las fábricas de nuestra provincia, la principal productora del país.

Además, se estima que la Ley de Bioetanol permitirá la generación de unas 4 mil nuevas fuentes de empleo y la consolidación de los más de 50 mil puestos de trabajo que ya emplea la actividad azucarera.

"Estamos poniendo en marcha un instrumento poderoso y con esta reglamentación le aseguramos la rentabilidad al sector, que debe invertir", resaltó Cristina en su discurso, ante la atenta mirada de los gobernadores, industriales y trabajadores de las provincias beneficiadas con la iniciativa. La Jefa de Estado remarcó, además, que con la reglamentación firmada ayer "se pone en marcha a las economías regionales del Noreste y Noroeste argentino, a partir de este cultivo emblemático como lo es el de la caña de azúcar".

A su turno, el ministro de Planificación, Julio De Vido, opinó que los estímulos para el uso de bioetanol garantizarán "una renta permanente y razonable" a la actividad azucarera.

El ministro señaló también que las medidas impulsadas para el desarrollo del bioetanol generarán "beneficios impositivos para las economías regionales, las Pymes y los productores. Con las medidas que acabamos de anunciar estamos impulsando la producción de combustibles amigables, diversificando la matriz energética, profundizando la política de agregar valor a las materias primas, mejorando los ingresos fiscales de la Nación y las provincias, y cumpliendo con el programa de uso racional y eficiente de la energía", subrayó.

Por su parte, Alperovich, quien habló en representación de las provincias productoras, destacó que con la reglamentación de la Ley de Promoción del Bioetanol "se está consolidando no sólo el precio del azúcar, sino también unos 50 mil puestos de trabajo en la industria azucarera".

Asimismo, apuntó que "los pequeños productores se van a ver beneficiados porque van a recibir un precio mejor" y que los industriales azucareros "van a poder endeudarse para afrontar las inversiones de 200 millones de dólares".

El Gobernador tucumano aseguró que la medida dispuesta por la Nación "ayuda a tener un mejor precio de la caña de azúcar en la exportación, ya que actualmente se exporta el 30 por ciento a quebranto. Esto es como encontrar petróleo en nuestra tierra”, sintetizó.

“Nuestra actividad volverá a ser rentable”

Los industriales azucareros tucumanos festejaron la reglamentación de la Ley de Promoción de Bioetanol, que abre alentadoras expectativas a futuro para la actividad. "La firma de las resoluciones que permitirán la puesta en marcha de la Ley de Bioetanol abre una interesante perspectiva para nuestra actividad, que volverá a ser rentable con la producción de alcohol", subrayó, en declaraciones a EL SIGLO, el titular del Centro Azucarero Regional Tucumán (CART), Julio Colombres. El empresario destacó "las grandes perspectivas que abre la posibilidad de que los ingenios fabriquen un producto que genera ganancias, como el caso del alcohol o bioetanol, en lugar de pérdidas, como ocurre con la caña de azúcar bajo las actuales condiciones del mercado".

Finalmente, estimó que “recién a partir de mediados de 2010 se comenzará a moler caña específicamente para la generación de alcohol, lo cual seguramente implicará un incremento en la producción”.

Comentá la nota