Binner vetó el presupuesto que había aprobado el justicialismo

Advirtió que el PJ "no deja gobernar" y pronosticó complicaciones
SANTA FE.- El gobierno santafecino, que encabeza el socialista Hermes Binner, vetó parcialmente (12 artículos) el presupuesto provincial cuyo proyecto modificó el Senado, donde la oposición justicialista posee mayoría, y admitió que más adelante insistirá en una nueva política tributaria.

El límite para el endeudamiento, la restricción para el ingreso de personal y el reparto en partes iguales con los municipios del fondo sojero son algunos de los puntos rechazados por el gobernador. Empiezan a regir, en cambio, los aumentos en el impuesto inmobiliario y las patentes.

Con respecto al endeudamiento, la oposición había fijado un límite de 250 millones de pesos, mientras que el Poder Ejecutivo lo vetó porque entiende que el endeudamiento de la provincia en 2010 alcanzará los 1600 millones de pesos.

El veto parcial al presupuesto fue enviado por el mandatario a la Legislatura, que lo debe tratar en un período de 30 días. Para rechazar el veto e insistir en la sanción de la ley, las cámaras necesitan los dos tercios de los votos, algo prácticamente imposible atento a la mayoría oficialista en Diputados.

Críticas al peronismo

Cuando el 30 de diciembre pasado la Legislatura aprobó las modificaciones en el presupuesto remitido por el gobernador, Binner criticó con dureza al justicialismo provincial al afirmar que "no deja gobernar" y que le quiere "complicar la existencia" a su administración. Además, alertó que "habrá complicaciones para hacer frente a las obligaciones. La actualización tributaria es para el bienestar de los santafecinos", insistió.

Binner también recordó que "sin dinero no se pueden hacer las obras que precisan los santafecinos.

"No nos quieren voltear, pero nos quieren complicar la existencia, y se seguirá con más conflictos", aseguró el gobernador.

Legisladores del PJ, en su mayoría kirchneristas y adherentes a Reutemann, no dudaron en ponerse de acuerdo para trabar las finanzas públicas. Ahora, con el veto de Binner, oficialismo y oposición se verán las caras en la Legislatura.

Comentá la nota