Binner: "En Santa Fe no se jerarquizó a las escuelas de policía".

El gobernador Hermes Binner admitió ayer "los inconvenientes que tiene la provincia desde hace años para la formación en poco tiempo de los agentes policiales" y señaló que "no se han jerarquizado las escuelas de policía ni la vocación". Con esas consideraciones, intentó responder a los crecientes reclamos de mayor seguridad que plantean los vecinos rosarinos y que recrudecieron en los últimos días con polémicas manifestaciones que tenían como consigna "matar a todos los choros".
A esas movidas se sumaron las protestas de tres barrios que quedaron aislados después de que los colectiveros se negaran a ingresar a la zona ante los repetidos hechos de violencia.

La respuesta del gobernador llegó en el marco de la inauguración de la nueva central transformadora de energía Echesortu, en el predio de Pellegrini y Valparaíso (ver aparte). Allí, Binner admitió que "existen inconvenientes para formar en poco tiempo a los agentes de policía. Es un problema que viene de años", destacó y agregó que "además no se han jerarquizado las escuelas de policía ni la vocación por esa función sobre la falta de trabajo, que es lo que muchas veces moviliza a la gente a ser parte de la policía".

Vocación. El gobernador hizo hincapié en que se necesita "una construcción que lleva tiempo y que no se puede hacer en pocos meses", e incluso recordó el caso de Leonardo Caro, el policía que murió tras recibir un tiro en la cabeza en un asalto a una concesionaria donde estaba de civil.

"Este muchacho terminó pagando con su vida por inexperiencia", dijo y agregó que "es muy importante seguir pensado en una policía confiable para la gente, idónea y con formación, pero también con vocación".

El mandatario reconoció que "algo similar sucede con las penitenciarías de la provincia, donde no hay propuestas laborales, no hay quien quiera trabajar allí". En ese sentido, señaló que existe "una situación compleja, porque se están construyendo nuevas cárceles y ampliando otras, y no hay personal para atenderlas. Se necesita gente".

Reclamos. Los reclamos de los diferentes barrios de la ciudad se escucharon durante toda esta semana. El más polémico es el que llevaron adelante el martes pasado un grupo de vecinos del barrio Villa Urquiza (Matienzo al 2300), quienes exigieron más seguridad con carteles donde se leía la consiga "Matarlos a todos (y en letra más chica) los choros" y que eran sostenidos por los chicos del barrio.

A esa protesta se sumó la de los habitantes de tres barrios, quienes quedaron aislados porque los colectivos se niegan a ingresar por las constantes agresiones. Ese es el caso del barrio Celedonio Escalada, en el límite con Granadero Baigorria, donde el 107 no realiza la extensión de su recorrido. Y la situación se repite en Santa Lucía y Las Palmeras, en zona oeste, donde 153 se comprometió a volver a ingresar a partir de hoy (ver página 3).

Ante estas situaciones, el intendente Miguel Lifschitz consideró que "en el corto plazo, la única manera de resolver el problema es trabajar conjuntamente con las organizaciones de los barrios y fundamentalmente con más presencia policial, porque no hay otra alternativa para darle seguridad a choferes y pasajeros".

Comentá la nota