Binner y Reutemann, listos para una eliminatoria presidencial.

Las elecciones en Santa Fe se convierten en decisivas para la Casa Rosada y la oposición.
ROSARIO.- Si la provincia de Buenos Aires es la madre de todas las batallas, en materia electoral este año le saldrá una rival de fuste en Santa Fe, donde la pelea de octubre se perfila como una suerte de eliminatoria para los comicios presidenciales de 2011 entre el gobernador socialista Hermes Binner y el senador peronista Carlos Reutemann.

Todo indica que para el que pierda no habrá mañana en sus deseos de proyección nacional. La disputa cobra mayor interés aún por tratarse de un distrito hostil para la Casa Rosada, en el que el voto de las zonas rurales, disgustadas con el matrimonio Kirchner tras la crisis por las retenciones, y la decisión de un importante electorado independiente definirán el resultado.

En octubre se elegirán diputados (9) y senadores (3) nacionales. Pero el anuncio de Reutemann de que "esta vez sí pensaría" en buscar la presidencia y de que este año intentará su reelección en la Cámara alta no hizo más que nacionalizar la campaña y anticipar la pelea con Binner, que también sueña con la Casa Rosada.

Así lo reconoce el diputado provincial socialista Eduardo Di Pollina. "Será una elección fundamental no sólo para la marcha del gobierno de Santa Fe, sino también para las aspiraciones nacionales de Binner", dijo a LA NACION. En el reutemannismo piensan igual. "Binner va a plebiscitar su gestión", opinó la senadora Roxana Latorre. Los analistas locales coinciden con ese escenario. "No tengo dudas: Binner va a tener que ponerle el cuerpo a la campaña", afirmó Andrés Mautone, de la consultora rosarina Mautone & Asociados.

El gobernador -que enfrenta serias crisis en el sector rural y en la industria pesada- tendrá que jugar fuerte si quiere fortalecer su proyecto nacional, pero el rival directo de Reutemann en octubre será el senador Rubén Giustiniani. Según el consultor Horacio Robustelli, si pierde la elección "Binner quedará descolocado", aunque coincide en que "está entre la espada y la pared: si se guarda ahora no juega en primera".

La apuesta también es fuerte para Reutemann. Según Mautone, si pierde en octubre impactará mucho en su figura porque "sería una clara señal de que debería irse a boxes".

Sobre cuál será el terreno en el que se definirá la elección, hay varias opiniones. Para los consultores la suerte electoral en Santa Fe la definen "el 15% de independientes que antes votaban al peronismo y en 2007 lo hicieron por Binner" y el resultado en Rosario y Santa Fe, que "reúnen al 45% del electorado".

El factor campo

Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria, sostiene que el voto rural tendrá un gran peso. "Hay 570.000 santafecinos, sobre algo más de 3 millones, que viven en zonas rurales o en pueblos de menos de 5000 habitantes", afirmó. En el socialismo coinciden. Según pudo saber LA NACION, cerca de Binner pretenden explotar el malestar del campo con los Kirchner y piensan en Buzzi para encabezar la lista de diputados nacionales, algo que tendrán que acordar con la UCR, su socio principal en la provincia.

"Nadie del Frente Progresista ha tomado contacto conmigo", dijo Buzzi a LA NACION, aunque dijo que la coalición gobernante tendrá que "ubicar lo social en lugares expectantes" en sus listas de octubre.

Lo que es seguro es que el voto del agro será un escollo para el PJ. Aunque la senadora Latorre sostiene que "«el Lole» es un candidato natural del campo" y que su voto en contra de las retenciones en el Senado le permitió preservar una buena imagen, los consultores políticos le recomiendan despegarse del Gobierno. "Reutemann debería obviar a los Kirchner", opinó Mautone. "Los Kirchner en Santa Fe no tienen que jugar", ensayó Robustelli. Aun así, la Casa Rosada ya anticipó a intendentes locales que apoyará a Reutemann. Kirchner necesita ganar una provincia grande como Santa Fe y por ahora eso le resulta más importante que el efecto colateral: la creación de un rival directo para 2011.

Buzzi cuestiona esa estrategia. Opinó que el senador "va a tener que definirse por una postura antikirchnerista si no quiere perder votos". Y he aquí otro interrogante para el PJ, ya que Agustín Rossi, jefe del bloque de diputados nacionales kirchneristas, intentará su reelección aunque Reutemann lo quiera fuera de las listas por su firme apoyo al Gobierno en el debate por las retenciones móviles.

Comentá la nota