Binner: sin reforma se desfinancia el Estado

El gobernador Hermes Binner rechazó ayer las críticas de la oposición justicialista que califican como un "impuestazo" a la reforma tributaria remitida por el Poder Ejecutivo a la Legislatura junto al mensaje del presupuesto 2010. Y al mismo tiempo, advirtió que si el proyecto de ley no obtiene aprobación legislativa el Estado santafesino no estará en condiciones de brindar más salud, más educación y más seguridad a la población.
"Se puede gobernar con menos dinero pero restringiendo todos los gastos" pero "tenemos que tener cuidado en no desfinanciar al Estado, porque se generaría una situación muy complicada para mantener la defensa de las instituciones", alertó el jefe de la Casa Gris.

   Binner dijo que "tenemos que buscar qué Estado queremos. Si rememoramos el Estado mínimo, bobo que no da satisfacciones a las necesidades a la gente, ése es el camino que nos ofrece el debilitamiento económico de la estructura estatal".

   Al rechazar de plano las imputaciones de "impuestazo" lanzadas por las huestes justicialistas, el mandatario consideró que es "un contrasentido llamarle impuestazo a un incremento, que en verdad está absolutamente desfasado de lo que significa por ejemplo, una hectárea de campo que hoy cuesta 18 mil dólares y sigue pagando lo mismo que hace 15 años atrás", dijo.

Cuestionamientos. La decisión del Ejecutivo de enviar en forma conjunta la reforma tributaria con el presupuesto para el año próximo recibió duros cuestionamientos por parte de la oposición legislativa. El diputado provincial Alberto Monti sostuvo que "resulta imposible y decepcionante analizar un proyecto de ley de presupuesto cuyo tratamiento y aprobación por parte de la Legislatura provincial sería ilegal, una ley nula, de nulidad absoluta, ya que contradice lo que está estipulado por la ley de administración financiera Nº 12.510 en su artículo 17". La norma precisa que la ley de presupuesto no puede contener disposiciones de carácter permanente, reformar o derogar leyes; crear, modificar o suprimir tributos u otros ingresos.

   Con el mismo argumento, el legislador Marcelo Gastaldi rechazó la iniciativa porque "queda claramente establecido la ilegalidad de incorporar normas tributarias al interior del presupuesto", dijo.

  De cara al presupuesto 2010 el senador provincial Juan Carlos Zabalza deslizó la posibilidad de un incremento de las tarifas de agua y luz. "Alguien tiene que pagar el metro cúbico de agua", dijo y señaló que "todo tiene un costo y no se puede trabajar con empresas deficitarias", en defensa de la reforma tributaria.

Comentá la nota