Binner recorrió el tercer tramo de la Circunvalación Oeste

La inversión supera los 140 millones de pesos.

La visita comenzó frente al acceso del hipódromo "Las Flores" y continuó hasta el cruce con la ruta 70. Los trabajos presentaron un 90 por ciento de avance. Barletta expresó que la obra es "altamente significativa para la ciudad".

El gobernador Hermes Binner recorrió esta mañana, las obras de construcción del tercer tramo de la avenida Circunvalación Oeste de la ciudad de Santa Fe, desde calle Gorostiaga hasta la Ruta 70, en la localidad de Recreo.

Además del primer mandatrio provincial, participaron del recorrido, el ministro de Obras Públicas y Vivienda, Hugo Storero; y el administrador provincial de Vialidad, Jorge Placenzotti. La comitiva iniciará la recorrida frente al acceso al hipódromo "Las Flores", 300 metros al oeste de la intersección de las calles Gorostiaga y Avenida Blas Parera.

El tercer tramo de la avenida Circunvalación Oeste se inicia a la altura del hipódromo, atraviesa la ruta 70 mediante un puente y empalma con la ruta nacional N° 11, al norte de la localidad de Recreo. La inversión prevista para la obra supera los 140 millones de pesos.

Barletta: "Esta obra es altamente significativa para la ciudad"

"Para la ciudad va a ser un hecho altamente significativo la inauguración de esta obra. Pero también es muy importante para los vecinos que hoy soportan el tránsito pesado por Blas Parera y las dificultades que esto genera en términos de accidentes", indicó Barletta.

Por su parte, Binner sostuvo que esta construcción va a solucionar muchos problemas del Gran Santa Fe. "Esta obra tiene que ver con lo vial porque es una circunvalación y con la prevención de inundaciones y la seguridad para la ciudad de Santa Fe", dijo el mandatario provincial.

Reconstrucción

"La obra es importante también desde el punto de vista de la logística del transporte, la llegada al futuro parque industrial, muchas ventajas. Así que estamos con enorme ansiedad, deseando que se inaugure en agosto como prevén las autoridades provinciales", afirmó Barletta.

Además, el intendente confirmó que una vez que se habilite este tramo de la circunvalación, se gestionarán los fondos para la reconstrucción de la Avenida Blas Parera.

Nueva traza

La nueva traza, que aliviará el tránsito pesado en la ciudad, incluyó la construcción de terraplenes, lagos reservorios y estaciones de bombeo para prevenir los desbordes del río Salado.

Desde la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) indicaron que la construcción de la carpeta de hormigón, que cuenta con una longitud de 22 kilómetros, tiene un porcentaje de avance superior al 90 por ciento. "Las calzadas principales están finalizadas, previéndose su inauguración para la primera parte del segundo semestre de este año", indicaron desde el organismo.

Desde la DPV explicaron que el tramo, que se recorrerá mañana -desde calle Gorostiaga hasta la ruta 70-, tiene una longitud de 16 kilómetros y posee características de autopista, es decir: calzadas de 7,50 metros con un separador central y banquinas de 3,50 metros a cada lado.

A partir de allí se proyectó una transición en planimetría para pasar gradualmente a una sola calzada de doble mano con 7,50 metros de ancho, hasta el final del trayecto en el empalme con la ruta nacional N° 11. En este punto se previó un empalme canalizado, con calzadas separadas de giros a la derecha, separador central, zona de espera para giro izquierda y ensanche de la calzada de la ruta nacional.

Finalmente, desde Vialidad sostuvieron que con esta avenida, que permitirá arribar en menor tiempo a las localidades de la zona, "quedará finalizado el anillo de contención y defensa ante posibles desbordes del río Salado".

La obra

De acuerdo a los trabajos realizados, "durante la primera etapa de obra se previó todo lo referente a la defensa contra las inundaciones por crecientes extraordinarias del río Salado", indicaron desde la DPV.

A tal fin, se construyeron terraplenes de defensa, lagos reservorios, estaciones de bombeo y obras de arte relacionadas con el manejo de la evacuación de las aguas de lluvia o del impedimento -por medio de compuertas- de la entrada de agua a las zonas pobladas en caso de crecientes extraordinarias.

En esa primera etapa, también se proyectó la construcción de varios puentes para alojar las calzadas de la futura autovía; en tanto, la segunda parte comprendió el colado de hormigón de la futura avenida de Circunvalación Oeste, sobre terraplenes ya ejecutados que cerraron la defensa en el borde del Salado.

En esa etapa comenzó la construcción del pavimento de calzadas y la ejecución de trabajos que complementan los detalles de seguridad para la circulación: señalización horizontal y vertical colocación de barandas metálicas cincadas de defensa.

Comentá la nota