Binner recargado, tras el domingo

Binner recargado, tras el domingo
El gobernador santafesino reclamó a sus aliados del radicalismo y la CC la necesidad de definir un proyecto de nación para evitar las peleas internas, pero evitó cualquier mención a una posible candidatura para el 2011.
Con el triunfo en los municipios más importantes de Santa Fe sobre sus espaldas, el gobernador socialista, Hermes Binner, insistió ayer en reclamarles a sus socios del Acuerdo Cívico y Social que definan "un proyecto de nación". La derrota en las legislativas de junio a manos del peronista Carlos Reutemann había hecho perder varios puntos al socialismo frente a sus socios en la alianza que integra con la UCR y la Coalición Cívica. Pero ese escenario se modificó el domingo cuando revalidó su poder en la provincia, pese a lo cual, el mandatario provincial evitó ponerse en carrera a la Casa Rosada.

Binner dijo que está "muy contento" por el triunfo electoral del Frente Progresista, que lidera el socialismo, pero cuando se le preguntó si se postulará a presidente en 2011, evitó una respuesta contundente. "Hay un clima de esperanza en la recuperación de la provincia y nosotros tenemos que estar con cuerpo y espíritu en el mismo lugar", dijo. Sin embargo, la Constitución provincial le prohíbe al líder socialista buscar la reelección. Aprovechando esa limitación y con el impulso que le dio su victoria en las legislativas mendocinas, el vicepresidente Julio Cobos dijo públicamente que "sería un orgullo" para él que Binner lo acompañe en la fórmula.

El gobernador, que siempre mantuvo una tibia relación con Elisa Carrió, evitó responder la declaración de Cobos. En varias oportunidades les pidió a ambos postergar la discusión de las candidaturas. Y ayer, revitalizado por las victorias en Rosario y la ciudad de Santa Fe, sostuvo que los socialistas se van a "sentir cómodos" con el vice y Lilita si construyen "un proyecto de nación". "De lo contrario cada uno termina tirando para su costado y es repetir nuestra propia historia argentina, donde siempre hemos privilegiado el disenso", consideró Binner. Al igual que la conducción orgánica de la UCR, encabezada por Gerardo Morales, y la líder de GEN, Margarita Stolbizer, los socialistas exigen bajarle el tono a la pelea entre la líder de la Coalición Cívica y el mendocino para mantener el equilibrio del Acuerdo Cívico y Social.

Uno de los vencedores, el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz, destacó la importancia del resultado del domingo. Consideró que la derrota socialista del 28 de junio fue "circunstancial" y aseguró que en las municipales quedó demostrado que "hay un fuerte desarrollo y una fuerte presencia política del gobernador Binner y del Frente Progresista. Lo que se va a ir consolidando en los próximos dos años". Además, Lifschitz adelantó que "seguramente en el 2011 o fines de 2010 habrá más certezas para pensar un escenario nacional" y, en sintonía con su líder político, llamó a concentrarse en la provincia.

Aunque en varias oportunidades corrieron versiones de que el oficialismo buscará modificar la Constitución para permitir una reelección, Binner manifestó ayer que tanto los socialistas como los radicales del Frente Progresista tienen posibilidades de sucederlo. "Está dentro de las posibilidades de cualquiera de las fuerzas que integran el Frente Progresista", ya que esa fuerza ha logrado "conformar un equipo de gobierno integrado por todos los partidos". En la misma línea, el senador y titular del PS, Rubén Giustiniani, consideró que el triunfo del socialismo "es la ratificación de un buen gobierno de Binner y de intendentes en distintas localidades".

Comentá la nota