Binner: "El PJ quiere ser gobierno después de 25 años de inmoralidad"

Tras su breve retiro estival, el gobernador Hermes Binner se reencontró ayer con la prensa santafesina y repasó los temas de actualidad aunque haciendo eje en la actitud de la oposición justicialista que, afirmó, "pone trabas al Frente Progresista". Dijo que no hay plata para pagar un "aumento del 20 por ciento" a los empleados públicos" (ver sección Economía) y que la capital provincial es "una de las tres ciudades más violentas del país" (ver sección La Región).
"Es preocupante —reprochó Binner— lo que hizo el Senado, particularmente los bloques del Partido Justicialista que se han unido para frenar la posibilidad de inversión en la provincia. Es muy grave reconocer que el que ha sido electo gobernador y su equipo de gobierno estén limitados por una situación donde transgreden sus funciones. Por lo tanto estamos hoy con grandes programas pero con un presupuesto absolutamente acotado".

—¿Le quieren poner palos en la rueda al gobierno?

—No tenga ninguna duda. Es situación absolutamente clara: hay un bloque en la oposición que está dividido en cinco, pero a la hora de saber por dónde pasan las cosas de la provincia, de mejorar la calidad institucional, los servicios para la gente, se ponen todos de acuerdo, kirchneristas, obeidistas, reutemanistas.

—¿No son estas las reglas de la democracia?

—Sí, pero hay oposiciones y oposiciones, y la gente tiene que conocerlo.

 —¿Usted habla de irresponsabilidad?

—Hablo de un posicionamiento del justicialismo para ponerle trabas a esta gestión del Frente Progresista.

—¿Cómo ve el panorama a futuro?

—Podemos luchar por los 600 móviles policiales, por incorporar 2.500 efectivos nuevos o estos 166 bomberos zapadores. Podemos luchar con todo esto, pero no podemos luchar con la injusticia y la miseria que estamos viviendo, con un grado de pobreza del 40 por ciento. No hay caso en el mundo que haya posibilitado el desarrollo económico y social con este nivel de pobreza. No podemos luchar contra la baja institucionalidad que tenemos, donde siempre hay una competencia entre los poderes para no hacer lo que les corresponde. Creo que esa es una situación compleja.

—Usted siempre hizo una analogía entre lo que fue su intendencia en Rosario con un Concejo opositor y lo que es ahora el gobierno y la Legislatura con, al menos una parte como oposición. ¿Qué diferencias encuentra en aquella oposición y la que tiene hoy?

—Que era una oposición absolutamente responsable en cuanto al avance de la ciudad de Rosario. Hoy tenemos una oposición donde ellos dicen explícitamente que consiste en ponerle trabas al gobierno porque ellos quieren ser gobierno en 2011. Hoy se pretende frenar el desarrollo económico y social de Santa Fe para que ellos sean gobierno nuevamente, después de 25 años de una inmoralidad que vivimos en la provincia... creo que hoy vivimos un cambio en la provincia, hoy hay un gobierno moral, que permitió avances extraordinarios, como la causa Brusa, donde se aseguró a los testigos y que tengan la confianza de poder decir todo lo que conocen, es lo que pasa con la Justicia y con tantos sectores que han tenido privilegios y que hoy no los tienen.

—¿Tiene alguna autocrítica que hacer desde el gobierno y el socialismo porque fracasó lo de la reforma, hubo fallas en la negociación?

—¿Cuál es la base de la negociación? Es el diálogo alrededor de la provincia que queremos. Pero no hay acuerdo porque ellos tienen otro objetivo: ser gobierno en 2011.

—¿Le quieren incendiar la provincia?

—Ustedes quédense tranquilos que nosotros vamos a gobernar la provincia de Santa Fe. No tenga ninguna duda. Pero tenemos que salir de este esquema neoliberal que ha justificado este sistema en la provincia. Si no salimos, es imposible tener un crecimiento económico y social.

—¿Están estudiando volver a enviar algún mensaje a la Legislatura para intentar aplicar Ingresos Brutos a la industria y la producción?

—Vamos a ver los pasos a seguir al respecto, pero vamos a avanzar diciéndole a la gente la verdad, diciéndole lo que está ocurriendo. Esto es importante que se lo digamos.

—¿Usted advierte que haya sectores desestabilizadores en la provincia respecto de su gestión?

—Lo dicen ellos, no nosotros. Si alguien dice «hay que ponerle palos en la rueda a este gobierno porque nosotros queremos ser gobierno en 2011», en definitiva está diciendo que está en contra de los habitantes para que puedan tener más escuelas, más hospitales, más seguridad.

—¿Qué espera del tratamiento del veto en la Legislatura en febrero?

—Con la expectativa que tiene que aprobarse este veto, porque son vetos vinculados fundamentalmente a ordenar una desprolijidad que vino de la Legislatura, y particularmente el tema del premio consuelo que quieren dar en la moratoria, con lo que estamos en desacuerdo. No por el valor del premio consuelo, sino por lo inmoral que significa favorecer a los que incumplen. Nosotros queremos favorecer a los que cumplen con la ley y la Constitución. Si alguno de los que está en deuda con la provincia quiere regularizar su situación, tendrá planes de pago acordes con lo que ocurre. Lo que pasa es que cuando hablamos de moratoria, rápidamente se acogen a la misma, pagan la primera cuota y después no pagan más. Entonces esta inmoralidad tenemos que pararla.

Comentá la nota