Binner presidió el acto de clausura definitiva del Pabellón Psiquiátrico de la cárcel de Coronda

El gobernador de la provincia participó esta tarde del cierre definitivo de dicho espacio. "Los lugares de reclusión de imputados tienen que ser lugares para la recuperación", sostuvo Binner. Los internos que estaban alojados en el pabellón ahora clausurado fueron derivados a distintas dependencias del sistema de Salud Pública de la provincia.

“Estamos absolutamente convencidos de que estos lugares tienen que clausurarse definitivamente. Los lugares de reclusión de imputados tienen que ser lugares para la recuperación como bien dice nuestra Constitución", dijo el gobernador Hermes Binner al presidir esta tarde la clausura definitiva del pabellón psiquiátrico de la cárcel de Coronda.

"Haber podido ser partícipes de este hecho fundacional", que representa el cierre definitivo del pabellón, conocido como "el corralito", significa una "libertad más que tenemos" y marca "una nueva etapa de nuestra democracia", señaló el gobernador.

Los internos que estaban alojados en el pabellón ahora clausurado fueron derivados a distintas dependencias del sistema de Salud Pública de la provincia: los hospitales psiquiátricos Irigoyen Freyre, de Oliveros; Agudo Avila, de Rosario; y Mira y López, de Santa Fe.

Del acto, que se llevó a cabo en la Unidad Penitenciaria Nº 1 Instituto Correccional Modelo "Dr. César R. Tabares" de Coronda, participaron, además, la vicegobernadora Griselda Tessio y los ministros de Seguridad, Daniel Cuenca; de Justicia y Derechos Humanos, Héctor Superti; y de Salud, Miguel Ángel Capiello; el intendente de Coronda, Juan Carlos Naón; el ministro de la Corte Suprema de Justicia Daniel Erbetta; y el director de la Unidad Penitenciaria Nº1, Gabriel Celante; junto a legisladores provinciales y concejales.

"El corralito"

El pabellón psiquiátrico de la cárcel de Coronda fue creado el 11 de enero de 1985, en el marco de un convenio celebrado entre los entonces Ministerios de Salud y Medio Ambiente y de Gobierno de la provincia de Santa Fe.

Según el acuerdo, se trataba de un espacio para alojar y brindar asistencia a personas declaradas jurídico - penalmente inimputables en situación de cumplimiento de una medida de seguridad, como así también a aquellas personas consideradas penalmente imputables en situación de padecimientos en su salud mental.

Durante los 23 años de funcionamiento del "corralito", tal como fue apodado el psiquiátrico de Coronda, existieron múltiples proyectos e iniciativas de cierre definitivo motivados por innumerables reclamos y solicitudes de organismos gubernamentales, nacionales e internacionales y de derechos humanos, que denunciaron oficial y judicialmente la ilegalidad de este espacio y la situación de vulnerabilidad de los derechos fundamentales de las personas allí alojadas.

No obstante, el pabellón psiquiátrico siguió funcionando y continuaron ordenándose judicialmente internaciones en el mismo.

El cierre definitivo

En este marco, los ministerios de Salud –a través de la Secretaría de Salud y la Dirección de Salud Mental–, de Seguridad –a través de la Secretaría de Asuntos Penitenciarios y la Dirección General del Servicio Penitenciario–, y de Justicia y Derechos Humanos –a través de la Secretaría de Derechos Humanos– decidieron, en forma conjunta y coordinada emprender un plan estratégico dirigido al cierre definitivo del pabellón psiquiátrico.

A tal fin, mediante un trabajo interministerial, se puso en marcha un "Protocolo de intervención de acciones inmediatas", consistente en:

1) La disposición de los recursos y acciones necesarias para alojar y asistir a los pacientes declarados inimputables, en el menor tiempo posible, en instituciones de la red de Salud Pública.

2) La disposición de los recursos y acciones necesarias para asistir adecuadamente, dentro de las instalaciones del Servicio Penitenciario, a los pacientes procesados o condenados que se hallaban en el pabellón psiquiátrico.

3) La conformación de un equipo interdisciplinario que tomará a su cargo la asistencia inmediata y evaluación, caso por caso, de la estrategia terapéutica pertinente para cada uno de los pacientes.

4) El desarrollo de las acciones tendientes a coordinar y lograr la cooperación de los actores institucionales competentes en la materia, específicamente con el Poder Judicial, teniendo presente que las internaciones de personas en el pabellón psiquiátrico eran dispuestas y ordenadas judicialmente.

"El resultado de este proceso ha permitido insertar a los pacientes que se encontraban aquí alojados en una adecuada estrategia de salud mental, poniéndose así punto final, a un espacio de indignidad y violación de derechos", señaló un comunicado conjunto de los ministerios intervinientes.

Comentá la nota